Interrogan a los tres detenidos tras tiroteo en Utrecht, Holanda

 

La Policía holandesa interroga este martes a las tres personas detenidas tras el tiroteo que causó este lunes tres muertos en la ciudad de Utrecht, entre ellos un hombre de origen turco, identificado como Gökmen Tanis, de 37 años, considerado como el principal sospechoso.

 

Tanis, nacido en Turquía, fue detenido anoche horas después de que fuera arrestado su hermano menor, conocido por los servicios secretos holandeses (AIVD) por sus ideas extremistas.

 

También fue detenida una tercera persona, cuya identidad no ha sido facilitada.

 

 

CON ANTECEDENTES PENALES

Según fuentes policiales, Tanis tiene al menos nueve antecedentes penales desde 2012 por “delitos comunes” y, hace dos semanas, tuvo que declarar ante la justicia por tres casos: robo de bicicletas en la calle, un atraco a una tienda de bicicletas y un caso de violación y maltrato a una mujer, delito por el que estuvo arrestado seis semanas.                                                                                                                                                                       

Sus amigos y conocidos, que han sido interrogados por la Policía, le describen como una persona “poco estable” y con “problemas psicológicos”, pero también subrayan que desde hace dos años, tras divorciarse, tuvo etapas en las que era “muy religioso, practicante y se dejaba crecer la barba” y después cambiaba, y “solo se dedicaba a tomar alcohol”.

 

En cuanto a su hermano, se subraya su relación y actividad en algunos movimientos salafistas y, según los servicios secretos holandeses (AIVD), luchó en Chechenia con un grupo yihadista hace unos años y ha compartido en las redes sociales algunos textos en los que tilda de “malditos” a demócratas y ateos.

 

 

DOS HIPÓTESIS

El tiroteó dejó ayer tres personas muertas, la más joven una chica de 19 años, y hay cinco heridos hospitalizados, tres de ellos de graves.

 

La Policía trabaja con dos hipótesis principales sobre las razones del ataque: una motivación terrorista o un ajuste de cuentas por asuntos familiares.

 

La fiscalía holandesa, por su parte, aseguró este martes que “no parece que haya una relación” entre las víctimas y el principal sospechoso detenido ayer por el tiroteo ocurrido en la ciudad de Utrecht, que causó tres muertos y cinco heridos.

 

El primer ministro holandés, Mark Rutte, se reúne esta mañana con su gabinete para abordar lo sucedido.