Huawei se quedaría sin acceso a Android y Google

 

Los rumores han corrido la última hora sobre algo gravísimo que habría ocurrido en el ámbito móvil: Huawei habría perdido acceso a los servicios de Google y por lo tanto de Android.

 

Esta información proviene de Reuters y señala que “con efecto inmediato, Huawei Technologies Co Ltd pierde acceso a las actualizaciones de sistema operativo de Android, como a la próxima versión de este en sus smartphones fuera de China. También se perderá el acceso desde estos dispositivos a aplicaciones y servicios como la Google Play Store y Gmail”.

 

¿Qué significa esto en el mundo real si llegase a ser cierto?

Que sin importar cuan nuevo sea tu Huawei, no podría actualizarse a la próxima versión de Android, y es más, desde ya no podría recibir actualizaciones oficiales, como los parches de seguridad que libera la compañía.

 

Todo esto habría ocurrido por el veto que impuso la administración Trump y que les permite negar que las compañías estadounidenses usen tecnología de Huawei en el aspecto de las telecomunicaciones, aunque no pensábamos que las ramificaciones de dicha orden pudiesen llegar a este punto.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

PRESUMEN SU PROPIO SISTEMA OPERATIVO

Hace no mucho tiempo, Huawei y Google trabajaron en conjunto haciendo celulares como el Nexus 6P, que se comercializó en diversas regiones. 

 

La compañía asiática ha declarado en el pasado que en un caso como éste, ellos ya se encuentran preparados con un sistema operativo propio basado en sus tecnologías y chips, que ellos mismos fabrican sin depender de Qualcomm.

 

Esta información está tratada en base a trascendidos y no es oficial. Estamos a la espera de declaraciones oficiales de ambas compañías para saber hasta qué punto es cierto y cómo afectará a los usuarios.