Hombre viola a una gallina y ésta muere por agotamiento; soy pobre y salir con una mujer sale muy caro, dice

 

Kevin Simiyi, un joven de 18 años que vive en Bungoma, en Kenya, con las hormonas sexuales a flor de piel, tomó la decisión de violar a la gallina de su vecina.

 

El chico, que vive en precarias condiciones, habla de su endeble condición social para justificar el repudiable acto de bestialismo que cometió. El ave, después de haber sido abusada, murió por agotamiento.

 

Judith Nasimiyu, era la propietaria de la gallina, y fue quien acusó a Kevin por la muerte del animal al haber sido encontrado in fraganti.

 

15 MESES DE PRISIÓN

Tras ser enjuiciado por el tribunal de Bungoma, fue sentenciado a 15 meses de presión en la cárcel local por el delito de bestialidad.

 

Él argumentó ser muy pobre, y “estar con una mujer es muy caro”, declaró al juez en espera de que éste se apiade de él y le disminuya la condena.