Hombre abusa sexualmente de adolescente, hija de su amigo

 

En Galicia, España, el ministerio fiscal solicita cinco años de cárcel y otros seis de libertad vigilada para un hombre que será juzgado este jueves 31 de octubre, en la Audiencia Provincial de Lugo, por abusar sexualmente de la hija de unos amigos, cuando la víctima tenía quince años.

 

Los hechos sucedieron el 24 de agosto de 2016, en la vivienda que usaban para pasar sus vacaciones los conocidos del acusado, en la zona de Monforte de Lemos.

 

Según el relato del ministerio público, el acusado entró en la vivienda de los padres de la chica porque ya había estado en otras ocasiones en la casa, dado que era conocido de ellos y había realizado algunas obras en el inmueble.

 

EL DÍA DE LOS HECHOS

La víctima estaba durmiendo en su habitación, en el domicilio vacacional de sus padres, cuando se percató de que alguien había entrado en su habitación, pero como pensó que se trataba de su padre y estaba tapada con una sábana, le dijo que no la destapara, porque “tenía fiebre”.

 

Sin embargo, el acusado le apartó la sábana, por lo que la adolescente se dio cuenta de que no se trataba de su padre y al incorporarse se encontró con el hombre, que estaba sin camisa y, con “ánimo libidinoso”, se acercó a su cara para besarla, al tiempo que le acariciaba el muslo.

 

La chica se puso “muy nerviosa”, pero consiguió llamar por teléfono a una amiga “de forma disimulada “para pedir ayuda”, momento en el que el acusado salió de la habitación.

 

A los pocos minutos, “regresó en calzoncillos”, por lo que ella salió de la cama y, al tiempo que seguía hablando por teléfono se escondió en la planta baja de la vivienda a la “espera de que llegaran sus amigas”.

 

EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL

Los padres de la víctima no quisieron formular denuncia, pero dado que la menor en su declaración en sede judicial expresó su deseo de denunciar los hechos, el ministerio fiscal “sostuvo el ejercicio de la acción penal”.

 

El ministerio público considera los hechos un delito de abuso sexual a una menor de 16 años y pide para el acusado una pena de cinco años de prisión, seis de libertad vigilada y la prohibición de acercarse a la víctima o comunicarse con ella durante otros seis años.