septiembre 21, 2021

Harvard y otras enseñan a robar: Once de la 4T estudiaron en el extranjero

Harvard y otras enseñan a robar: Once de la 4T estudiaron en el extranjero

Arturo Ríos Ruiz 

En varias ocasiones el presidente ha afirmado: “Imagínense, los que han estudiado en Harvard o en otras universidades del extranjero y aprenden a robar, a eso van, o a ayudar a que roben otros y que ellos reciban migajas del botín”.  

La frase es muy elocuente y en su mentalidad, la severa afirmación va contra los adversarios principalmente del PRI y del PAN, pero se olvida que su equipo más cercano está plagado de funcionarios que estudiaron en Harvard y otras universidades del mundo. En vista de que el mandatario generalizó, ellos entran en la misma calificación.

Engalana la lista

La consentida ante los ojos de López: Claudia Sheinbaum. Tomó ocho cursos en diversos centros de estudios en Estado Unidos, desde 1992 a 1995 que, como todos a los que les llegó de rebote la crítica presidencial, debió tragar saliva y sumir la cabeza en un hoyo para desentenderse.

Siguen otros más que suman once, vinculados a la Cuarta Transformación y que están en la lista callada del Presidente “Aprendieron a robar”:

Olga Sánchez Cordero, estudió en la University College of Swansea, de Inglaterra, Marcelo Ebrard, en el École Nationale d´Administration, en París, Francia; Miguel Torruco Marqués, en la Universidad de Cornell, de Nueva York.

Esteban Moctezuma Barragán, en la Universidad de Cambridge, Inglaterra y en Tokio, Luisa María Alcalde, en la Universidad de Berkeley, de California, Estados Unidos. Javier Jiménez Espriú, en el Conservatoire des Arts et Métiers de París.

Josefa Blanco Ortiz Mena, en la Universidad John F Kennedy; Jorge Alcocer Varela, Universidad de Londres, Inglaterra; Román Meyer Falcón en la Universidad Politécnica de Cataluña en Barcelona y Graciela Márquez Colín, Harvard.

Hay principios importantes que alguien debería recomendarte al mandatario:

Si no piensas antes de hablar lo más probable es que pierdas la oportunidad para conocer, apreciar y comunicarte verdaderamente.  

Otro: ¡Qué fácil es echar leña al fuego, hablar por hablar y decir cosas sin pensar! … son muy dañinos, hay que estar consciente de esto y no hablar por hablar.  

Pero ello es una constante que exhibe un defecto contra el representante del gobierno de más de 120 millones de personas, de las cuales 60 por ciento están atentos a los yerros que se difunden en todo el país y allende las fronteras y esa imagen, inmisericorde, arranca hilaridad colectiva con sus nocivos efectos a la cada vez más desgastada figura presidencial.

Los aludidos están para soportar todo hasta la indignidad, pero saben que es el papel que juegan a costa de su deterioro personal y todo indica que así seguirán hasta el final.

Email: [email protected] 

Foto: kgohsend

About The Author

Soy un hombre y periodista independiente, no tengo partido político. La crítica es mi posición. Me titulé a los 65 años y tengo 74. Mi vida es el Periodismo.

Related posts