Hallan una nueva especie de loro en México

 

Normalmente las noticias referentes al medio ambiente y los animales que están sobreviviendo a pesar de la destructiva huella de los seres humanos tienen que ver con la extinción de especies, deforestación y la mancha de civilización que devora los bosques y selvas del planeta.

Poco a poco nos acostumbramos a saber datos sobre la devastación del planeta y parece que el ser humano no es consciente de las terribles consecuencias que sus actos contaminantes pueden acarrear para el futuro próximo.

A pesar de eso, no siempre se trata de malas noticias; la naturaleza parece darnos más oportunidades de demostrar que no todo lo que nos rodea es objeto de un maltrato o explotación y por eso es que en pleno siglo XXI se informa que los especialistas pueden confirmar el hallazgo de una nueva especie.

En esta ocasión se trata del Amazonas de alas azules (Amazona gomezgarzai) un loro que fue encontrado en el sureño estado de Yucatán, México.

Esta ave tiene un plumaje azul, un color poco usual en los loros. El sonido que emite es parte de su sello característico. Se trata de un chillido breve, pero fuerte que se escuchó por primera vez en Yucatán y por eso la revista científica PeerJ publicó el artículo para dar a conocer este hallazgo y dio el crédito a México como el país que aporta esta especie al mundo.
El nuevo loro también se distingue  por su corona verde que contrasta con el azul en otros loros del Amazonas. Su chillido es fuerte, agudo, corto, repetitivo y monótono.

Los datos revelados  revelada por la publicación especializada explica que este descubrimiento se debe al ornitólogo Miguel Gómez Garza, quien visitó una zona remota de la península de Yucatán en el 2014 y fue ahí donde encontró a estos loros, los cuales presentaban un patrón de color que contrastaba con otras especies.

Los investigadores encargados de corroborar que el Amazonas de alas azules es una nueva especie explicaron, según datos e EFE, que se trata de la evolución del loro de frente blanca que data de hace 120 mil años.

Después de que este descubrimiento se hizo oficial, los expertos consideran que las autoridades mexicanas deben tener especial atención en protegerlo para que pueda seguir reproduciéndose y haciendo visibles sus peculiaridades, además de cuidar que no se vuelva un objeto de deseo de cazadores y coleccionistas.