Hallan poderoso antibiótico en la saliva del oso pardo de Siberia oriental

 

Científicos rusos y estadounidenses encontraron propiedades antibióticas en la saliva del oso pardo de Siberia oriental (Ursus arctos collaris), muy efectivas contra el estafilococo dorado (Staphylococcus aureus).

 

El estudio, publicado por una revista especializada, se enfocó en los mecanismos de defensa frente a las bacterias del oso pardo de Siberia oriental. Después de hacer pruebas de laboratorio, encontraron que en la saliva de esta especie está presente el microorganismo Bacillus pumilus, responsable de producir el antibiótico “amicoumacina A”.

 

SET DE GENES

La investigación empleó diversas técnicas para analizar el microbioma del oso pardo. El microbioma es un set de genes que codifica los genes de los microorganismos que viven en el interior de un organismo más grande.  Este set se distingue de otro, encargado de codificar los genes del organismo mayor. El microbioma es capaz de crear codificaciones para 3 millones de genes, aproximadamente.

 

Actualmente, la rama de la ciencia que estudia el microbiota (población microbiana en un organismo) de un gran número de individuos de distintas especies se está volviendo muy común en la microbiología moderna.

 

El reciente estudio postula que el estudio del microbiota en animales salvajes ha sido subestimado porque la capacidad de estos animales para prosperar rodeados de microorganismos agresivos puede deberse parcialmente a su micriobiota, lo cual hace de esa flora bateriana un campo potencialmente atractivo para la búsqueda de nuevos antibióticos.

 

 

SON DE COLOR MARRÓN

El oso pardo de Siberia oriental habita en las regiones que corren a lo largo del río Yenisei, el río Lena, las montañas Altai y alcanzan a llegar al norte de Mongolia y, al sur, a los Montes Stanovoi.

 

Estos osos son más pequeños que los osos pardos de Kamchatka, pero más grandes que los osos pardos europeos.

 

Normalmente son color marrón y suelen tener un collar de pelo blanco a la altura del cuello.

 

Se alimentan de muchos tipos de vegetación, semillas, nueces, frutos, raíces, tubérculos, mamíferos pequeños, carroña y pescado.

 

Su esperanza de vida es de 20 a 30 años en estado salvaje.