Gobierno de Peña Nieto condena ejecución de mexicano

 

Mientras que para algunos analistas, el Gobierno de México mostró acciones legales y políticas débiles y una diplomacia endeble para defender la vida del mexicano Rubén Ramírez Cárdenas, la administración de Enrique Peña Nieto sostenía que lucharía “hasta el último minuto” para que Texas conmutara la pena capital contra el connacional, nacido en Guanajuato, ya que consideraba que en su caso no se siguió “el debido proceso legal”.

 

Empero, luego de que se efectuara la ejecución de Ramírez Cárdenas, la Secretaría de Relaciones Exteriores emitió un comunicado lamentando el hecho y enviando su más sentido pésame a los familiares.

El “Gobierno de México se opone a la pena de muerte por considerarla una de las violaciones más esenciales de los Derechos Humanos, así como una sanción cruel e inhumana que socava la dignidad de las personas”.

 

Además hizo mención de las acciones realizadas para suspender la ejecución de Ramírez Cárdenas, quien la noche de ayer se convirtió en el quinto mexicano ejecutado en Estados Unidos.

El Gobierno mexicano “agotó las acciones legales, políticas y diplomáticas a su alcance, en Estados Unidos y a nivel internacional, para que se revisara el caso del Sr. Cárdenas Ramírez y obtener la suspensión de la ejecución”, menciona el comunicado.

EPN ENVÍA CONDOLENCIAS A FAMILIARES

En tanto el Presidente Enrique Peña Nieto escribió a través de su cuenta de Twitter un mensaje en el que condena la muerte del mexicano y envía condolencias a sus familiares.

 

 

VIOLACIÓN AL DERECHO INTERNACIONAL

Por su parte, el Canciller Luis Videgaray Caso destacó que la aplicación de la pena de muerte a Ramírez Cárdenas es un “franca violación al derecho internacional”.