Genios y figuras… ¡hasta la sepultura!