octubre 17, 2021

Francisco en Hungría y Eslovaquia, propaga unidad de oriente y occidente

Francisco en Hungría y Eslovaquia, propaga unidad de oriente y occidente

El segundo viaje apostólico del Papa Francisco este año, luego de su notable visita de marzo pasado a Irak, se realizó en el corazón de Europa -Hungría y Eslovaquia-, comunicando un mensaje de esperanza y confianza a los pueblos de Europa Central.

Durante la visita a los dos países, que hasta 1989 pertenecían al Pacto de Varsovia, resultó evidente que la unidad entre la espiritualidad oriental y occidental desempeña un papel todavía más significativo que en la parte occidental de Europa. En Eslovaquia, por ejemplo, el Papa presidió la Divina Liturgia Bizantina en Preŝov, el 14 de septiembre, y en la misa final de Bucarest, Hungría, saludó al Patriarca Bartolomeo I, arzobispo de Constantinopla y Patriarca Ecuménico, que había participado en el 52º Congreso Eucarístico de Budapest, donde Francisco estuvo dos días antes.

El Congreso, donde también habló el metropolitano ruso Hilarion, fue dirigido por 14 cardenales (entre ellos el patriarca caldeo de Irak, quien jugó un papel fundamental en el viaje del Papa a ese país).

En un mensaje especial, el cardenal Peter Erdö, arzobispo de Esztergom-Budapest y primado de Hungría, resaltó que el mundo de hoy tiene una “necesidad desesperada de un testimonio unificado del cristianismo oriental y occidental”. Observó que el Patriarca Bartolomeo I canonizó al Rey San Esteban I (santo nacional de Hungría) en la Iglesia Ortodoxa de Budapest en 2000, y agregó que “el Cristianismo Oriental y el Occidental todavía estaban unido en la época de la muerte del primer rey de Hungría, en 1038”. Habló, igualmente, sobre la atención puesto en la minoría gitana de Hungría durante el Congreso Eucarístico y explico que, en 2008, con la aprobación de la Conferencia Episcopal Húngara, se publicó la Biblia en lengua romani, la más hablado por los gitanos europeos: “Incentivados por el Papa Francisco, comenzamos a preparar la traducción y conseguimos llegar a un texto maduro del Ordinario de la Misa, que se cantará en esa lengua… Algunos músicos han compuesto bellas canciones, inspiradas en las tradiciones musicales del pueblo gitano, en toda Europa, adecuadas para la misa”.

Durante una entrevista en su vuelo de regreso a Roma, Francisco habló del diálogo con las autoridades húngaras y retomó algunas ideas claves del vieje. Habló de la rápida visita a Hungría y de su encuentro con el primer ministro Victor Orban. Afirmó que espera volver Hungría en 2022 ó 2023, y destacó que” los húngaros tienen tantos valores que quedé impresionado por un profundo sentido del ecumenismo”.

Aprovechó esa observación para reflexionar sobre Europa, que debe retomar los sueños de sus Padres fundadores. La Unión Europea no es una reunión para concretizar, existe un espíritu atrás de ella con el que soñaron (Robert) Schumann, (Konrad) Adenauer, (Alcide) de Gasperi. Existe el peligro de que convierta en una mera ‘oficina administrativa’ y esto no es bueno, ella debe hundirse en su esencia, buscar las raíces de Europa y alimentarlas.

El pontífice afirmó que, en conversación con Orban, analizó, entre otros asuntos, los problemas demográficos que enfrentan muchos países de Europa. Uno de los temas abordados fue la ley de la familia húngara, que ayuda a las parejas jóvenes a casarse y a tener hijos: “

Interrogado por un periodista estadounidense sobre las leyes del aborto en Estados Unidos, respondió: “El aborto es más que un problema, es homicidio, quien hace un aborto, mata. Tome cualquier libro de embriología para estudiantes de medicina; en la tercera semana luego de la concepción todos los órganos ya están ahí… Es una vida humana, esta vida debe respetarse… Es por ello por lo que la Iglesia es tan severa en este asunto, porque, si lo acepta, es como si aceptara el homicidio diario”.

Sobre el matrimonio de homosexuales recalcó que “el matrimonio es un sacramento, la Iglesia no tiene poder para cambiar los sacramentos como el Señor los instituyó. Existen leyes que tienden a ayudar la situación de muchas personas que tienen una orientación sexual diferente. El Estado tiene la posibilidad de apoyarlos civilmente… Pero el matrimonio es el matrimonio. Esto no significa condenarlos”.

El significado metafórico del Puente de las Corrientes

En su encuentro con el representante del Consejo Ecuménico de Iglesias de Hungría y de algunas comunidades judías de ese país, Francisco aprovechó la ocasión para reflexionar sobre la “imagen evocativa” del Puente de las Corrientes, el puente más famoso de Budapest.

Conocido como el Puente de las Corrientes de Széchenyi, atraviesa el río Danubio entre Buda y Pest, los lados Oeste y Este de la capital húngara. Inaugurado en 1849, el inspirador de su construcción fue el conde Istvan Széchenyi (1791-1860), conocido como gran estadista y reformador de Hungría.

Uso el puente como metáfora: “El puente no funde esas dos partes, sino que las mantiene juntas. Es así como debe ser con nosotros también… Debemos comprometernos a favorecer junto la educación en la fraternidad, para que nunca prevalezcan las explosiones de odio que destruirían esa fraternidad, Pienso en la amenaza del antisemitismo, que todavía se expresa en Europa y en otros lugares… Un puente tiene una lección más que enseñarnos. Está sostenida por grandes corrientes compuestas por muchos eslabones. Somos esos eslabones y cada uno de nosotros es esencial para esa cadena. No podemos vivir separados, sin esforzarnos para conocer… Un puente une. Los individuos y las comunidades deben ser puentes de comunión con todos, en este país. Ustedes, que representan la mayoría de las religiones, son responsables de promover las condiciones para que la libertad religiosa sea respetada e incentivada para todos… Ese preciso patrimonio nos puede permitir, juntos, construir un futuro diferente”.

Encuentro con los obispos en el museo de Bellas Artes

En el discurso a los obispos húngaros, el Pontífice   los exhortó a ser cercanos unos a otros, con los sacerdotes y el pueblo y constructores de esperanza: “La Iglesia de Hungría tiene motivos para reflexionar sobre cómo la transición de la era de la dictadura a la libertad recuperada tuvo sus contradicciones: el declive de la moral y el crecimiento de la delincuencia organizada, del tráfico de drogas y hasta el tráfico de órganos, y tantos casos de niños muertos para este fin. Existen problemas sociales; pero las angustias vividas por las familias, la pobreza, los problemas de los jóvenes, todo en un contexto en el que la democracia todavía no se consolidaba. La Iglesia no puede dejar de ser la defensora de la proximidad, fuente de cuidado y consuelo, para que las personas no acaben siendo privadas de la luz de la esperanza”.

“Eslovaquia es un poema”

En el jardín del Palacio Presidencial de Bratislava, el 13 de septiembre, el Papa se dirigió a la presidente Zuzana Čaputová, a los integrantes del gobierno y al cuerpo diplomático y otras autoridades, para decirles que había ido a Eslovaquia como “un peregrino a un país joven, pero con una historia antigua, una tierra de raíces profundas situada en el corazón de Europa”.

“Verdaderamente, esta tierra es, y siempre fue, una encrucijada. Fue un puesto de avanzada del Imperio Romano y un punto de encuentro entre el Cristianismo Occidental y Oriental. De la Gran Moravia al Reino de Hungría, de la República de Checoslovaquia a los días de hoy, ustedes superan innumerables pruebas y alcanzaron la integración y la distinción por medio de un proceso fundamentalmente pacífico… Esa largas historia obliga a Eslovaquia a ser un mensaje de paz en el corazón de Europa”.

“Vuestra Constitución expresa el deseo de que el país sea construido sobre la herencia de los santos Cirilo y Metodio, patrones de Europa… Esos santos también mostraron que preservar lo que es bueno no significa repetir el pasado, sino estar abierto a lo nuevo sin perder nunca las raíces. Su historia está repleta de escritores, de poetas y de hombres y mujeres de cultura que fueron la sal de este país”.

Francisco exhortó a los eslovacos a cultivar la belleza que heredaron: “Sus montañas combinan en una cadena una variedad de pico y de paisajes que rebasan las fronteras nacionales para reunir a personas diferentes en belleza. Cultiven esa belleza, la belleza del todo. Esto necesita de paz y de esfuerzo, de coraje y compartir, de entusiasmo y de facultades creadoras”.

Encuentro con la comunidad gitana y con los jóvenes

En la ciudad de Kósice, en el Este de Eslovaquia, el Papa visitó el distrito prefabricado de Lunik IX, donde, en la década de 1970, el Estado comunista instaló a los gitanos -cerca de 6 mil de ellos todavía viven allí- en condiciones de extrema pobreza, muchas veces sin agua, sin electricidad ni calefacción. Los gitanos, aglomerados en sus ventanas, saludaban con entusiasmo al Papa con mantas que decían, por ejemplo, Papa Francisco. Benvenuto da Noi (bienvenido a nosotros)”.

En la ciudad tuvo lugar también el encuentro con los jóvenes eslovacos, que se transformó en un diálogo estimulante. Algunos jóvenes le preguntaron sobre la esencia del amor en los días de hoy. Francisco resaltó que el amor no debe ser “banalizado” y que no hay que integrarse a la “cultura del descarte de hoy”. Para él: “Hoy, ser realmente original y revolucionario significa rebelarse contra la cultura de lo efímero, ir más allá de los instintos superficiales y de los placeres momentáneos y escoger amar con cada fibra de su ser, para el resto de su vida.

*MSIa Informa

Foto: SteenJepsen

About The Author

Maestra en Periodismo y Comunicación; directora de noticias, editora, jefa de información, articulista, reportera-investigadora, conductora y profesora. Copywriter de dos libros sobre situación política, económica y narcotráfico de México; uno más artesanal de Literatura. Diversos reconocimientos, entre ellos la Medalla de plata por 50 Aniversario de Radio UNAM y Premio Nacional de Periodismo, categoría Reportaje.

Related posts