Estudio confirma que ser mamá a los 30 años tiene muchos beneficios

 

Las féminas que se vuelven madres a los 30 castigan menos a sus hijos, ya que “ya vivieron”, de acuerdo con un estudio hecho por el periódico ‘Developmental Psychology.

Según la investigación, las madres a esta edad son menos propensas a gritarles a sus hijos e imponer castigos severos, por lo que le dan una crianza más respetuosa a sus pequeños.

A la edad de los 30, las mujeres tienen un mayor equilibrio emocional, enfrentan los desafíos con mucha madurez, por lo que son más tolerantes, pacientes y empáticas con las necesidades de sus hijos y sus emociones, argumenta el informe.

Señala que a los 30, las mujeres se encuentran en su mejor momento, ya viajaron, ya cumplieron algunos de sus sueños, ya tuvieron suficientes noches de fiesta, desarrollaron una carrera o empiezan con un proyecto personal, y aunque te quedan más cosas por hacer, cuando llega el bebé no sientes la frustración de haber dejado una parte de tu vida a un lado, porque tu hijo es esa nueva etapa que quieres vivir.

También es importante que eso depende de la educación de las madres y esto se ve reflejados en sus hijos así que las mujeres menores de 30 siempre den lo mejor por sus pequeños.

¿Qué opinas?

Foto: Xocials