Espectaculares osos de peluche aparecen en París, pero no son para la distancia social

Un grupo de simpáticos osos gigantes de peluche se pasean por las tradicionales cafeterías y restaurantes de Les Gobelins, una céntrica arteria de París, en Francia.

 

Los transeúntes y comensales pensaron que se trataba de una curiosa y tierna medida para motivar el distanciamiento social, ya que pese al proceso de desconfinamiento que se vive en la llamada Ciudad Luz, la pandemia del covid-19 sigue siendo un problema epidemiológico mundial.

 

Para dejarse de especulaciones, la realidad es que Philippe Labourel, el propietario de una librería, sienta a los ‘nounours’ (osos de peluche en galo) en distintos puntos y lugares del tradicional barrio desde hace casi doce meses.

 

Sin duda, una idea genial para estos tiempos de distanciamiento social, ¿no te parece?