Éramos muchos y a la abuela se le ocurre parir

 

MOURIS SALLOUM GEORGE*

De Canadá dependía que este fin de semana las turbulentas marejadas levantadas por la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) terminaran en marejadilla leve.

 

Para México, era mejor que así sucediera, porque el Banco de México ha empezado a re-ponderar sus previsiones respecto de las variables fundamentales de la macroeconomía.

 

En comunicado del miércoles, la banca central redujo la expectativa de crecimiento de la economía en 2018, de entre 2.0-2.6 a 2.0-2.3. La misma tendencia para 2019, con un eventual piso de 1.8 de crecimiento. La meta de inflación quedó en suspenso.

 

800 mil empleos amenazados; 263 municipios en riesgo

Eso quedará para los fabricantes de matrices insumo-producto. Tenemos otro tema, nada gratificante para finales de sexenio, en el que se señala el peligro de pérdida de unos 800 mil empleos y la viabilidad de 263 municipios costeros de Baja California, Baja California Sur, Nayarit, Sonora y Sinaloa.

 

Tómese en cuenta que uno de los buques insignia de la actual administración, es el “máximo histórico” en la creación de plazas laborales.

 

El despropósito corre a cargo del gobierno saliente, con su amenaza de declarar área natural protegida el Mar de Cortés y el Pacífico Sudcaliforniano, lo que implica costos de 50 por ciento sobre la actividad pesquera mexicana.

 

Le ha puesto el cascabel al gato el Consejo Nacional de Productores Pesqueros y Acuícolas, que reclama una consulta pública sobre dicho proyecto.

 

De la zona marítima amenazada dependen actividades productivas en los cinco estados mencionados, para la alimentación y de insumos a la industria, y tangencialmente para el turismo, en su modalidad de pesca deportiva.

 

Ni tanto que queme al santo, ni poco que no le alumbre

Por el decreto denunciado, no se permitiría la explotación de la pesca industrial ni la minería submarina en el litoral circundante de Baja California Sur.

 

Si bien es cierto que en la región se denuncian con frecuencia prácticas depredadoras por empresas pesqueras autorizadas y “piratas”, vale recordar la conseja: Ni tanto que queme al santo, ni poco que no le alumbre, cuando el sexenio se apaga.

*Director General del Club de Periodistas de México, A.C.