septiembre 18, 2021

El tamaño sí importa: La boda de La cuaresma con el Poste de la Luz 

El tamaño sí importa: La boda de La cuaresma con el Poste de la Luz 

 

Bolivar Hernandez*

Esta historia tiene lugar en la segunda ciudad en importancia de Guatemala, que es Quetzaltenango, Xela de cariño, le dicen sus orgullosos habitantes.

 

Xela es una ciudad muy indígena, inclusive cuenta con una burguesía indígena, muy emprendedora y con empresas prósperas en la ciudad.

Es una sociedad conservadora, con una moral del siglo XIX, católica en su mayoría pero últimamente los evangélicos han tomado la delantera con gran ímpetu.

 

Los colegios son interraciales, igualmente que en las escuelas públicas, y a ellos acuden los indígenas y los ladinos (mestizos) por igual.

 

El racismo en la sociedad es sutil

Enmascarado, pero es fuerte de parte de los mestizos hacia los indígenas. La población indígena usan vestimentas tradicionales, muy coloridas, los varones se ladinizaron hace muchos años y visten como occidentales; en cambio, las mujeres son defensoras de la vestimenta típica.

 

Las mujeres ladinas, mestizas, dicen de las mujeres indígenas que son de “piernas azules” como insulto racial, debido a que las telas de sus faldas, enredos, están teñidos de azul y manchan las extremidades inferiores de azul.

Hay concursos de belleza para indígenas y para mestizas también. Es una sociedad polarizada no tan sutilmente.

 

En esa ciudad nació una niña muy graciosa, Evelyn, hija de padre alemán y madre española. Niña muy blanca, ojos azules, y muy alta desde chiquita. Siempre destacó por su estatura, ya que ese rasgo se acentuó aún más debido a que la población Quetzalteca es de baja estatura en general.

Evelyn sobresalía en todos lados, literalmente. Les sacaba tres cabezas de diferencia a todos sus compañeritos desde el kínder hasta la universidad.

 

La estatura de Evelyn

Era objeto de cálculos entre sus conocidos, unos decían: mide 1.85, otros afirmaban que era 1.90 metros de altura.

 

Sus padres se preocuparon de Evelyn porque su crecimiento físico era imparable, crecía, crecía, sin parar.

Los médicos afirmaban que era un asunto hormonal desequilibrado, o quizás  un tema hereditario.

 

La sociedad quetzalteca es muy dada a poner apodos a todos, igual ocurre en el resto del país también. Pero los apodos de esa ciudad son célebres.

Evelyn era conocida más por su apodo que por su nombre de pila. Su apodo era La cuaresma, por ser larga, larga, y sin carne… La flaca Evelyn sufría por su cruel apodo.

 

La Juventud de Evelyn fue de pasar bochornos, vergüenzas, humillaciones por su elevada estatura. Iba a los bailes y se quedaba sentada, nadie quería sacarla a bailar a la pista, los chicos era muy chicos, como enanitos junto a ella; ninguno quería hacer el ridículo bailando con La cuaresma.

 

Los sueños de una chica adolescente de tener novios

Iban desapareciendo de la mente de Evelyn en la medida en que ella seguía creciendo . Además , deseaba casarse y tener hijos, pero en esa ciudad eso era algo imposible. No existía un chico de gran estatura y valentía para conquistar esa cumbre del Everest.

 

Evelyn se graduó en la universidad con honores,  era excelente estudiante, aplicada al estudio.

 

Sus padres se ocuparon del asunto de buscarle novio, o un buen pretendiente a su única hija. Y lo encontraron en Alemania, gracias a unos parientes que vivían en Frankfurt, y así surge el príncipe azul para Evelyn, el chico media 2.00 metros de altura.

 

Luego de una nutrida y amorosa correspondencia, por cartas escritas a mano, ya que no había Messenger todavía; la pareja de novios se comprometieron rápidamente. Hans y Evelyn contrajeron matrimonio en Quetzaltenango y fueron el acontecimiento del siglo, ya que asistió una multitud a la boda, sin invitación por supuesto, para presenciar aquel acto de ver casados a dos seres gigantescos.

 

Hans le pidió a Evelyn irse a vivir a Frankfurt

Estaba harto de las risas y murmullos de la ciudad cada vez que salían a caminar por el centro histórico, tomados de la mano o abrazados. Eran el show local. Siempre los seguía un séquito de unas 20 personas, siempre .

 

Evelyn se fue triste, pero era lo mejor irse para nunca más volver.

 

Sigue la gente comentando todavía, muchos años después , la boda de La cuaresma con el Poste de la Luz o La garrocha.

*La Vaca Filósofa

Foto: Pexels 

About The Author

Un joven y dinámico diario web, con información actual, de ágil lectura, enfocado en Política, Negocios, Tecnología y diversos temas de México y el mundo. Contamos con la colaboración de importantes plumas que escriben desde diversas partes del mundo y con la fina ironía de caricaturistas reconocidos internacionalmente.

Related posts