El segundo hijo, ¿la oveja negra de la familia? ¿Qué dice la Ciencia?

 

Cuando se pregunta por el más perezoso, por el más problemático, por el más irresponsable, por la oveja negra de la familia, se suele dirigir la mirada hacia el segundo hijo.

 

Mucho se ha hablado sobre los segundos hijos o los hijos de en medio y los efectos que la dinámica familiar puede tener sobre estos niños, que en muchos casos pueden sentirse fuera de lugar o relegados en comparación con sus hermanos mayores y menores. 

 

“LA MALDICIÓN DEL SEGUNDO HIJO”
Ahora que un grupo de científicos ha asegurado que “la maldición del segundo hijo” es real, el hecho cobra relevancia el tema y más aún cuando la ratifica el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

 

Se dice que los primogénitos suelen ser más inteligentes que sus hermanos posteriores, y de acuerdo con un nuevo informe de Joseph Doyle, economista del MIT, la “maldición del segundo hijo” podría ser verdadera.

 

Doyle y sus colegas Sanni Breining, David Figlio, Krzys Karbownik y Jeffrey Roth recorrieron miles de conjuntos de datos y descubrieron que los niños nacidos en segundo lugar (específicamente los varones) tienen una enorme probabilidad de tener problemas serios en la escuela, precisamente entre un 25% y un ​​40%, en comparación con los primogénitos de la misma familia.

 

Los investigadores han sugerido por un tiempo que los primogénitos obtienen mejores resultados en educación, que tienen coeficientes intelectuales más altos y que pueden ganar mejores salarios, pero esta nueva investigación arroja que los hijos segundos son, de hecho, los alborotadores del grupo.

 

Y los datos no son exclusivos de las familias estadounidenses; los conjuntos de datos familiares, que constan de miles de conjuntos de hermanos, provienen también de Europa. 

 

A LA CRIANZA DE LOS PRIMOGÉNITOS
¿Qué hace que los segundos hijos sean tan diferentes de sus hermanos mayores? Por un lado, Doyle sugiere que los padres están más dedicados a la crianza de los primogénitos, pues no desean cometer errores en una situación que les resulta desconocida.

 

Cuando el segundo niño llega, los padres son simplemente menos vigilantes, pues tienen la sensación de que ya han superado la prueba, al criar correctamente al primero, entonces se ponen más relajados, y le dan más libertad al segundo.

 

Interesante estudio, ¿que piensas al respecto?

Fuente: http://unsitioparati.com / Foto: BBMundo