octubre 28, 2021

El otro 2 de octubre

El otro 2 de octubre

 

Bolivar Hernandez*
El año de 2010 fue cuando vencí un cáncer fulminante y fui dado de alta. Y de inmediato viajé a Guatemala, acompañado de mi hijo el Boli jr., para iniciar una larga convalecencia y un necesario proceso de desintoxicación por tantas medicinas ingeridas durante el tratamiento oncológico.
Llegó el 2 de octubre de ese año, y estaba yo caminando por el centro histórico de la ciudad de Guatemala, para meditar y reflexionar sobre el 2 de octubre del 68, cuando recibí una llamada telefónica desde la Ciudad de México.
Era Gaby, mi hija mayor, quien me comunicaba la muerte de su madre Shoko Doode Matsumoto.
Me estremeció la noticia y me produjo un enorme desasosiego. Estaba sentado en una banca del parque central, frente al palacio de la cultura, antes el Palacio Nacional.
La larga y penosa enfermedad de la distinguida antropóloga, la doctora Doode Matsumoto, era de mi conocimiento. Y al recibir tan infausta noticia, lloré como un niño.
Shoko y yo fuimos compañeros en la ENAH
Ahí nos enamoramos profundamente. Hicimos juntos una larga estadía en el estado de Chiapas, donde investigamos a las poblaciones afectadas por el Proyecto de la construcción de la presa hidroeléctrica de La Angostura, sobre el río Grijalva, allá en los años 70.
Al volver de ese trabajo de campo en Chiapas, concertamos la boda. Y nos casamos en una biblioteca privada que yo elegí, y ofició el sacramento del matrimonio nuestro amigo Adolfo Suárez , Obispo de Monterrey, en ese entonces.
Después de la ceremonia religiosa, tuvimos un magnifico banquete de boda en el Club Japonés, del cual mi suegro era el gerente general, don Mitsuo Doode.
Unos años después
Nació nuestra hija Gabriela Hernández Doode, una niña prodigio, muy inteligente. Gaby es una mestiza de la fusión genética de una japonesa con un mexicano-guatemalteco. Ojos rasgados pero con el cabello ondulado.
De Shoko puedo dar constancia de su inteligencia y dedicación a la investigación antropológica, con excelencia y rigurosidad. Realizó estudios de doctorado en el Colegio de Michoacán, donde obtuvo el grado académico máximo.
Este 2 de octubre del 2021
A once años de su partida, deseo expresar a sus amigos, alumnos y colegas antropólogos, mi sentimiento de cariño y admiración para ese gran ser humano que fue Shokito Doode.
Siempre la tendremos presente en nuestros pensamientos y en nuestros corazones, estoy seguro de ello.
Nuestra única hija Gaby, heredó los talentos de su madre, que son muchos, y a quien yo admiro y amo tanto…
Un abrazo afectuoso para todos aquellos que fueron parte sustancial de su vida.
*La Vaca Filósofa
Foto: Pexels

About The Author

Soy binacional México-guatemalteco, 77 años. Antropólogo, psicoanalista, periodista, ecólogo, ciclista, poeta y fotógrafo.

Related posts