octubre 17, 2021

El misterio de la chica desnuda del bosque de Tlalpan, un caso sin resolver

El misterio de la chica desnuda del bosque de Tlalpan, un caso sin resolver

 

Bolivar Hernandez*

En los años 80 estaba dedicado al deporte, al ejercicio físico. Todas las mañanas del mundo salía a correr 10 kilómetros, ya fuera en la pista de tartán de la Villa Olímpica donde vivía en esa época, o en el bosque de Tlalpan.

 

Me aburro dar vueltas a un circuito de 400 metros para cubrir 10 kilómetros son 25 vueltas a la pista. Y entonces mejor salía de madrugada a correr al bosque de Tlalpan, en las proximidades de la Villa Olímpica.

En ese bosque había una pista larga de 5 kilómetros , con subidas y bajadas, dentro de pinos y abetos. Muy entretenido el trotar a campo traviesa.

 

Un centenar de corredores

Nos dábamos cita todos los días ahí, muchos entrenaban para participar en maratones a lo largo del mundo, eran profesionales, usaban ropa especial y traían en las muñecas dos cronómetros.

Y los tenis en esa época eran muy caros y con tecnología de punta.

 

Yo entrenaba para estar físicamente en forma, y usaba ropa de Adidas y tenis buenos, pero no caros. Yo era un joven de apenas 36 años.

 

Una mañana fría de diciembre

Salí a entrenar al bosque de Tlalpan, había mucha neblina y muy pocos corredores en la larga pista. Recorrí cinco kilómetros y llegué a la cima con mucha bruma, y tuve ganas de orinar y me aparté de la pista principal.

Oriné junto a un árbol centenario, y me pude percatar que a unos cuantos metros de mí, estaba el cuerpo de mujer desnuda con signos de violencia.

 

Me acerqué y noté que aún respiraba aunque estaba realmente maltrecha. Era una jovencita de unos 25 años, quizás de clase alta por sus características físicas, blanca, alta y cabello rubio.

Se quejaba mucho y le alcancé a decir: Voy por ayuda, no tardo.

 

Eché a correr como loco camino abajo, y no vi ni una alma en la bajada a quien pedir auxilio.

 

Llegué hasta la entrada del bosque de Tlalpan

Y de inmediato me dirigí a la caseta de los guardabosques. Los encargados de cuidar a los corredores y la vigilancia del estacionamiento de los automóviles, para comunicar lo sucedido en la cima del bosque.

Rápidamente uno de los guardabosques tomó una cuatrimoto y me fui con él para indicarle el sitio exacto donde descubrí el cuerpo de la chica.

 

Llegamos en 20 minutos y localizamos el lugar donde dejé a la chica hacia una hora. Pero ésta, ya había desaparecido.

Entonces el guardabosques y yo iniciamos un rastreo de la joven en un radio de unos 100 metros a la redonda, y ni rastro de ella.

No había huellas de ella, ni rastros de su ropa, ni restos de sangre en el sitio donde la hallé.

 

Él guardabosques pidió auxilio a la policía de Tlalpan y llegaron después varios agentes policiacos con perros especiales entrenados para la búsqueda de personas.

Cuarenta años después sigo sin resolver el misterio de la chica desnuda del bosque de Tlalpan. ¿Qué pasó? ¿Quién se la llevó? Y otras interrogantes sin fin.

 

Dejé  de ir a correr a ese bello bosque por el puro susto, y volví a la pista de tartán de la Villa Olímpica.

*La Vaca Filósofa

Foto: tomash40

About The Author

Un joven y dinámico diario web, con información actual, de ágil lectura, enfocado en Política, Negocios, Tecnología y diversos temas de México y el mundo. Contamos con la colaboración de importantes plumas que escriben desde diversas partes del mundo y con la fina ironía de caricaturistas reconocidos internacionalmente.

Related posts