El disparo de los bitcoins ya es la mayor burbuja financiera de la Historia

 

Geraldo Luís Lino en MSIA Informa

La correduría estadounidense Convoy Investments emitió la señal de alarma: el disparo del valor de la criptomoneda bitcoin configura la burbuja financiera de más veloz crecimiento de todos los tiempos, superando, la célebre “burbuja de los tulipanes” inflada en Holanda durante el siglo XVII.

 

Según un boletín de la consultoría reproducido por el sitio ZeroHedge del 13 de diciembre pasado, “El valor (del bitcoin) subió 17 veces desde el inicio del año, 64 veces en los últimos tres años y superó lo más alto a lo que llegó el valor de los tulipanes holandeses en el mismo intervalo de tiempo”.

 

La gráfica siguiente ilustra la fiebre del mercado de bitcoins (curva roja), comparado a otras célebres burbujas especulativas.

 

 

SEDUCIDOS POR LAS MONEDAS VIRTUALES

“Esta será la mayor burbuja de nuestras vidas. El bitcoin podría estar en 40 mil dólares hacia finales de 2018. Puede fácilmente. El Ethereum (otra criptomoneda), creo que acaba de llegar a 500 dólares o está muy cerca, y también podría triplicarse”, dijo a la red CNBC, un pionero de las criptomonedas, Mike Novogratz.

 

El exagerado optimismo de Novagaratz lo comparten un número creciente de incautos, seducidos por la valorización de las monedas virtuales, muchos de las cuales, por lo menos en EU, ya comenzaron a hipotecar sus inmuebles o vender otros activos para invertir en bitcoins.

 

No es necesario ser especialista en finanzas para percibir que tal euforia no podrá durar mucho, por la propia dinámica del proceso. Así como ya superó la burbuja de los tulipanes holandeses, la cual, entre 1634 y 1637, convirtió estas bellas flores en objetos de una insana corrida especulativa, y terminó arruinando a miles de “inversionistas”, la fiebre de los bitcoins tiende a seguir una trayectoria semejante, con una inevitable y drástica caída en el valor de la criptomoneda, probablemente, a corto plazo.

 

¿NEGOCIO?

Las criptomonedas son monedas digitales criptografiadas que tienen existencia solamente en redes de computadoras y su valor se determina por el aumento gradual de las posibilidades de aceptación como formas de pago por bienes y servicios, por empresas y personas físicas.

 

El bitcoin, creado en 2009, es una de las pioneras, pero existen centenas de otras menos conocidas. El volumen global de transacciones alcanza casi los 400 mil millones de dólares y los inversionistas están optimistas por el hecho de que empieza a ser negociado en la Bolsa de Futuros de Chicago.

 

A pesar de la actual euforia (o a causa de ella) no será sorpresa si el mercado de criptomonedas llega a tener el mismo destino que las igualmente infladas acciones “punto.com” de inicios de la década pasada.