abril 19, 2021

El #abogado Pepe, experto en #Mercadotecnia y hábil cazador de #Ofertas 

El #abogado Pepe, experto en #Mercadotecnia y hábil cazador de #Ofertas 

 

Esta es la historia del licenciado José de Jesús González Camarena, mejor conocido como Pepe.

 

Desde niño sintió los rigores de la carencia de los bienes materiales. Sus padres apenas tenían suficiente dinero para cubrir las necesidades básicas de su numerosa prole. Había techo y frijoles, nada más.

 

Pepe sobresalió entre sus ocho hermanos menores. Era listo y aplicado en la escuela. Los demás eran “unos burros”, decía su padre.

 

La familia

Hizo esfuerzos descomunales por apoyar los estudios de Pepe hasta la universidad. No pudo entrar a CU pese a su buen promedio, pero fue aceptado en el plantel de la UNAM en Acatlán, en la carrera de Derecho.

Ahí destacó Pepe como un estudiante de excelencia, con promedio de 9.5.

 

Él se prometió mejorar la condición socioeconómica de su familia, que vivían en un pequeño departamento del INFONAVIT por los rumbos de Cuautitlán Izcalli!, salida a Querétaro.

 

Pepe se graduó sin tesis por su elevado promedio, y de inmediato se colocó en una notaría famosa de la Ciudad de México. Y le iba muy bien, trabajaba como un animal de carga, sin descanso.

 

El concepto de Pepe para superar la pobreza familiar era “cazar ofertas”.

 

Después de trabajar ocho horas o más, para ganar horas extras, Pepe ahorraba todo lo posible y el excedente lo invertía en compras de ofertas irresistibles.

 

Pepe seguía viviendo con su familia en el lejano Cuautitlán Izcalli, y viajaba en metro y luego en el tren ligero hasta su hogar. Entre su lugar de trabajo en el barrio elegante y exclusivo de Polanco y Cuautitlán Izcalli, había una distancia de 30 kilómetros y un tiempo de recorrido de 2 horas o más. Todos los días lo mismo.

 

Los fines de semana

Pepe se iba a la Ciudad de México a visitar tiendas, almacenes y supermercados; le encantaba ir a Walmart, Superama y Suburbia.

Se volvía loco cazando ofertas de todo: ropa, calzado, víveres enlatados, vinos nacionales, y electrodomésticos para su santa madre.

 

Iba Pepe en el transporte público cargado como Santa Clos, de paquetes y bolsas con el logotipo de esos comercios que él frecuentaba.

 

La llegada de Pepe a su hogar era como una fiesta. Algarabía total de sus padres y sus inútiles hermanitos que ni estudiaban ni trabajaban. Pepe era el sostén de su familia, y con el miserable salario de su padre, que era despachador de gasolina de PEMEX, apenas cubrían todos los gastos. Lo que hacía que Pepe se esmerara más en cazar mejores ofertas.

 

Él conocía de memoria los precios de todos los productos que le interesaban. Y sabía perfectamente cuando los supermercados le subían los precios de los productos y luego los bajaban artificialmente para ofrecerlos en oferta. Esos trucos de mercadotecnia se los sabía Pepe al dedillo.

 

Con su extraordinaria memoria

Que desarrolló en su carrera de Derecho, en la cual se aprendió de memoria el Código Penal y el Código Civil, cómo no iba a memorizar los precios de todos los productos que deseaba adquirir.

 

Un día pasaba Pepe frente al Sears de Insurgentes, y decidió husmear ahí para ver alguna oferta atractiva.

 

Y si, efectivamente, encontró una oferta sensacional de llantas de automóvil con el 50% de descuento. Irresistible oferta.

 

Pepe como pudo cargó las cuatro llantas en el transporte público. Y vio que era una locura eso. Se bajó y dijo: Mejor agarro un taxi.

 

Y muy pronto Pepe estaba llegando a su hogar.

 

Salió su padre a recibirlo, y muy sorprendido le pregunta a Pepe:

¿Y para qué chingados compraste cuatro llantas de automóvil, si no tenemos auto?

Pepe alcanzó a balbucear,

Papá, era una oferta maravillosa, ¡imagínate, el 50 % de descuento!

Moraleja: Lo barato sale caro.

*La Vaca Filósofa

Foto: Especial

About The Author

DiarioNoticiasWeb.Com

DIARIO NOTICIAS WEB ES UN JOVEN PORTAL PERIODÍSTICO DIGITAL INDEPENDIENTE, CON INFORMACIÓN ACTUAL Y ANALÍTICA, DE ÁGIL LECTURA,

Related posts