DONALD TRUMP GANARÍA HOY LA CARRERA A LA CASA BLANCA

donald

 

Por primera vez desde el inicio de su campaña por la Casa Blanca, el ahora candidato presidencial republicano Donald Trump es el favorito para ganar en las elecciones de noviembre.

 

“No creo que la gente se dé realmente cuenta de lo posible que es que Trump sea presidente”, dijo Nate Silver, especialista en pronósticos estadísticos que encabeza la empresa “538”.

 

La carrera está “muy ajetreada”, indicó el analista  Bill Scher, de  la organización

 

De acuerdo con las más recientes encuestas de opinión pública, realizadas el fin de semana, Trump pudo haber subido diez puntos como resultado de la Convención Nacional Republicana de la semana pasada.

 

DEMÓCRATAS, RESTAN IMPORTANCIA

Por su parte, Robby Mook, director de la campaña de Hillary Rodham Clinton, restó importancia a los resultados que pusieron a Trump por primera vez en cabeza de las encuestas.

 

“Es un claro ejemplo de lo que es una tendencia tradicional a que los candidatos tengan un ascenso al final de la convención nominativa”, señaló Mook.

 

Pero de acuerdo con Silver, el empresario tiene 57.5 por ciento de posibilidades de ser electo, si la votación ocurriese hoy.

 

Una muestra de la cadena CNN puso a Trump en 48 puntos y a la demócrata Hillary Rodham Clinton en 35. Una encuesta de la CBS también dio como ganador a Trump con 44 puntos y a Clinton en 43.

 

TRUMP BUSCARÍA AL ELECTORADO DIVIDIDO

Según Scher, lo que es matemáticamente correcto ahora “no captura toda la historia. El ajuste general en las campañas se debe más a que los números de Clinton se han aflojado en julio, no que Trump haya experimentado un gran surgimiento de apoyo”.

 

Para los analistas, la esperanza de Trump está en la posibilidad de un electorado dividido. 45 por ciento o menos puede ser suficiente para ganar, si los candidatos de terceros partidos mantienen o elevan sus actuales niveles de respaldo:

 

Bill Clinton ganó en 1992 con solo 43 por ciento del voto, gracias a una sólida actuación de Ross Perot, que le quitó poco más de un diez por ciento del voto al entonces presidente George H.W. Bush.