Doctor deja caer de cabeza a bebé prematuro al nacer

 

Una joven pareja pareja esperaba el nacimiento de su primer hijo en Temecula, California, cuando repentinamente el parto se tuvo que adelantar debido a anomalías que existían en el cuerpo de la mujer.

 

Kristal, de 23 años y Diego “N”, eran una feliz pareja que decidieron ser papás jóvenes, y a las 12 semanas de gestación, dieron la noticia a sus seres cercanos y publicaron en redes sociales la dichosa noticia.

 

Durante todo ese tiempo, Kristal tuvo un embarazo normal, sin síntomas de náuseas ni mareos, hasta que llegó a los 5 meses y comenzó a experimentar molestias y dolores en el vientre y el estómago, lo que alertó a la pareja luego de pasar un primer trimestre sin complicaciones.

 

Más tarde descubriría que esos dolores eran en realidad contracciones.

 

FUERTES DOLORES EN EL VIENTRE

La pareja fuer al médico para tratar de dar respuesta a a los dolores que la afligían y preocupaban en su embarazo. Fue tratada pero ella aún sentía cómo el bebé se movía en su vientre, como si diera vueltas, por lo que el médico explicó que era común, eran dolores por el crecimiento del feto.

 

Al día siguiente Kristal se realizó un ultrasonido de sus 21 semanas (5 meses) y todo parecía normal con su bebé, que era un varón y al cual optaron por llamar Ian Max.

 

Sin embargo, al día siguiente Kristal despertó con un dolor más intenso, que le impidió ir a trabajar, pues sólo quería permanecer acostada y esperar a que Diego volviera de su trabajo para que la acompañara al hospital.

 

Al acudir al nosocomio, los médicos le informaron que estaba en trabajo de parto y debía permanecer allí, porque su líquido amniótico se estaba filtrando, poniendo en riesgo el estado del bebé.

 

ADELANTAR EL PARTO

Los médicos recomendaron acelerar el parto mediante medicamentos, pero ella prefirió hacerlo de manera natural, fue aquí cuando su fuente se rompió y supo que era cuestión de tiempo para que su bebé comenzara una batalla para vivir.