Detienen en Brasil capo de ‘El Mencho’ y cabecilla del CJNG

 

La Policía Federal (PF) brasileña detuvo este miércoles en una playa de Aquiraz, Región Metropolitana de Fortaleza, al presunto narcotraficante José González Valencia, señalado como uno de los líderes del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), publicó el medio local Globo.

 

Conforme a la PF, el mexicano ya era buscado por el gobierno estadounidense por sospechosas de distribuir drogas en su territorio.

 

EU SOLICITA SU EXTRADICIÓN

El presunto capo mexicano, de 42 años, fue detenido con base en una orden de arresto expedida por el Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima corte de Brasil, ante una petición de extradición hecha por Estados Unidos, en donde se le acusa de narcotráfico, informó la Policía Federal en un comunicado.

 

La extradición fue solicitada por el Gobierno de los Estados Unidos bajo la acusación de haber practicado el crimen de tráfico de drogas en ese país y en México, y de integrar el Cartel de Jalisco Nueva Generación”, según la nota.

 

ESTABA CON SU FAMILIA

De acuerdo con el texto, el mexicano estaba con su familia en un complejo turístico en la región metropolitana de Fortaleza, al noreste de Brasil, en donde ocupaba una residencia rentada en la exclusiva playa de Taíba, y no se resistió al arresto.

 

La PF informó que el mexicano estaba en el estado de Ceará desde el 22 de diciembre e inició a indagarlo tras desembarcar en el Aeropuerto Internacional Pinto Martins.

 

El acusado portaba un documento boliviano y en el que se identificaba como ciudadano mexicano, pero con el falso nombre de Jefett Arias Becerra.

 

HUYÓ DE MÉXICO HACE DOS AÑOS

Ingresó a Brasil como turista procedente de Bolivia, país en donde al parecer residía desde que huyó de México hace dos años.

 

A principios de la tarde de este miércoles, los policías siguieron al sospechoso hasta las cercanías de un parque acuático en Aquiraz; la PF lo identificó y lo detuvo.

 

Tras su arresto, el mexicano fue conducido a las celdas de la sede de la Superintendencia de la Policía Federal en Fortaleza, en donde quedó a disposición de la máxima corte brasileña, que tiene que pronunciarse sobre su extradición.