Después de las elecciones ¿qué papel busca Europa en el orden mundial?

 

Entre el 23 y el 26 de mayo, los ciudadanos de 28 países de la Unión Europea (UE), que suman más de 400 millones de electores, fueron a las urnas para elegir 751 diputados para el Parlamento Europeo (PE). Al contrario de 2014, esta vez la participación total fue mayor, muy por encima del 50 por ciento, con variaciones entre algunos países orientales, como la República Checa (28 por ciento), y los países centrales de la UE, Alemania (61 por ciento) y Francia (50 por ciento). Los resultados electorales preliminares indican que está emergiendo una nueva tendencia:

 

1) En oposición a las expectativas, no ocurrió el gran viraje populista de derecha que podría traer consigo el fin de la UE. Lo que vemos, en lugar de esto, es un escenario partidista moldeado por fuerzas “centrífugas”, reflejando los acalorados debates que ocurren en los 28 estados integrantes del bloque.

 

2) Aunque en números absolutos los dos principales partidos demócrata-cristianos y socialdemócratas (unidos como facciones) hayan conquistado menos lugares, siguen constituyendo el elemento dominante del PE. Tan sólo los liberales acumularon 42 curules más y ahora son la tercera facción, con 109 lugares, mientras que los demócrata-cristianos EPP, que tenían 180 asientos, perdieron 41, y los socialdemócratas perdieron 45 de sus 146.

 

3) Seguro que al amainar la retórica, los “reflejos” o los intereses nacionales entrarán a la escena con más fuerza, como se ve en Alemania. En reacción a la gran votación de los verdes (ambientalistas) en el país, muchos líderes políticos reaccionaron con la extrapolación del cuadro alemán para Europa en su conjunto, al afirmar que los resultados de las elecciones alemanas deberían establecer una “directriz” para la futura política de Europa y del país. Al mismo tiempo, el populista de derecha AfD (Alternativ für Deutschland, Alternativa para Alemania) se convirtió en la segunda fuerza en varios estados federales de Alemania Oriental, como Sajonia, Sajonia-Anhalt, Brandenburgo, Turingia y Meclemburgo-Pomerania Occidental, hecho de gran importancia para las siguientes elecciones en algunos de esos estados, en el segundo semestre de este año.

 

El «factor Verdes»

Los verdes fueron los principales vencedores de Alemania, con el 20 por ciento de los votos, que los convierte en la segunda fuerza, detrás de los demócrata-cristianos (29 por ciento) y delante de los socialdemócratas (15 por ciento), que pusieron mucho énfasis en la justicia social y en las cuestiones económicas.

 

En el PE los verdes tendrán 69 lugares, mientras que la izquierda tendrá 39 y los populistas de derecha 171 (59 para los reformistas y conservadores del ECR, 54 de Europa de la Libertad y de la Democracia Directa-EFDD y 58 de los extremistas de Europa de Naciones Y Libertad –ENF). Entre ellos se alinean los 14 diputados del Partido del Brexit de Nigel Farage (Reino Unido), que quieren dejar la UE. Sin embargo, es preciso resaltar que los resultados alemanes no son representativos para toda Europa.

 

En términos de una ola “populista”, lo que se puede observar es un cambio notable que ocurre entre el Sur y el Norte de Europa, así como entre Europa Oriental y la Occidental:

 

*En Italia, la liga de Matteo Salvini obtuvo 34 por ciento de las curules, el Partido Democrático (PD), 23 por ciento, y el Movimiento Cinco Estrellas de Luigi di Maio, 17 por ciento.

 

*En Francia, el Agrupamiento Nacional de Marine le Pen (que fue un factor importante para la revuelta de los chalecos amarillos) obtuvo el 23 por ciento de los escaños, contra 22 por ciento de Republica en Marcha del presidente Emmanuel Macron y 14 por ciento de los Verdes.

 

*En Gran Bretaña, -cuya salida “oficial” de la Unión Europea fue pospuesta para el 31 de octubre a causa del caos interno entre la premier Theresa May, que ya renunció al cargo, y el Parlamento- el recién fundado Partido del Brexit de Nigel Farage (anteriormente dirigente del populista euroescéptico UKIP) se llevó nada menos que 32 por ciento de los votos, mientras que los conservadores cayeron de 14 a 8 por ciento de los votos.

 

Aunque haya una búsqueda febril para el sustituto de May, probablemente, el país saldrá del bloque sin un acuerdo, lo que significa esencialmente un desastre económico, tanto para los británicos como para la UE, como anticipa un estudio reciente, según el cual, la economía británica tendrá una pérdida de 57 mil millones de euros y la alemana de 10 mil millones.

 

*En Europa Oriental y Central, el Partido Fidesz de Viktor Orban (Hungría), obtuvo 52 por ciento, mientras en Polonia, el nacionalista PiS ganó 43 por ciento de los votos. Esto contrasta fuertemente con la situación de algunos países del Sur de Europa.

 

*En España, Portugal y Holanda, los partidos socialdemócratas salieron victoriosos: en España el PSOE ganó 33 por ciento (contra 20 por ciento del conservador PP); en Portugal, el Partido Socialista ganó 33 por ciento (contra 22 por ciento de los socialdemócratas PSD); en Holanda, los socialdemócratas obtuvieron la mayoría de los votos.

 

*En Alemania ocurrió algo peculiar. Los verdes duplicaron su votación y así se convirtieron en la segunda fuerza política del país, delante del tradicional SPD (socialdemócrata).

 

La hazaña fue resultado de una gran campaña de la prensa favoreciendo las manifestaciones de los “viernes para el futuro,” en las que miles de jóvenes estudiantes ocupan las calles para exigir a los políticos medidas para evitar el supuesto desastre climático y el impuesto a las emisiones de bióxido de carbono (CO2), en detrimento de los temas sociales destacados por los socialdemócratas (pensiones, justicia social, vivienda y otros).

 

La gran mayoría de los electores de Alemania con menos de 25 años votó por los verdes, a causa de la cuestión climática. El ejemplo alemán, aunque no sea representativo para el resto de Europa, indica que los temas estratégicos reales, como futuros desafíos geoestratégicos en Medio Oriente, en particular la futura arquitectura de seguridad, se pondrán en segundo lugar, mientras que los tópicos centrados en las cuestiones climáticas pasarán al primer lugar.

*MSIa Informa