abril 17, 2021

Del #sexo #drogas y #RockAndRoll al #cubrebocas y #striptease #facial

Del #sexo #drogas y #RockAndRoll al #cubrebocas y #striptease #facial

 

Bolivar Hernandez*

Los antropólogos nos dedicamos al estudio de las culturas en todo el mundo, y la Etnología nos permite comparar culturas muy diversas. El denominador común es que todas las culturas tienen ritualizado  el ciclo de la vida: nacimiento, pubertad, matrimonio y muerte. También hay ritos asociados a la supervivencia humana: la pesca, la agricultura, la recolección y la caza.

 

El hombre es un sujeto lleno de rituales colectivos, y en la vida íntima hay también rituales obsesivos de los individuos. Los rituales personales están asociados al dormir, al aseo, a la comida, al acicalarse, etcétera.

 

Los ritos de pasaje más importantes en todas las culturas, consisten en mostrar a la comunidad que el niño o joven se convirtió ya en un adulto; y que las niñas o jovencita se convirtieron ya en mujer. La fiesta de XV años o el Bar Mitzvah entre los judíos, por ejemplo.

 

En África

A los jóvenes adolescentes les practican una circuncisión colectiva y después dotarlos de arcos y flechas, y luego enviarlos varios días de cacería de animales grandes, en señal de hombría. Y en algunas tribus a las chicas adolescentes les practican la extirpación del clítoris, ablación del clítoris.

La virginidad es un elemento importante en muchas culturales, por lo que obligan a las mujeres jóvenes a mantener intacto el himen. La familia es la guardiana estricta de las virginidades de las chicas.

 

En la Edad Media las mujeres tenían obligadamente que llegar vírgenes al matrimonio, y para dejar constancia de ello, al día siguiente de la noche nupcial, la novia colgaba del balcón de su casa una sábana blanca manchada de sangre para demostrar su virginidad anterior.

 

Las culturas del mundo están llenas de rituales y de pruebas fehacientes de las cosas. Por ejemplo, la sábana manchada de sangre de las Vírgenes, las cabelleras arrancadas de los cráneos de los enemigos vencidos en la batalla. La toma de rehenes de los pueblos derrotados y el secuestro de mujeres como botín de guerra.

 

La generación a la cual pertenezco 

Nacida después de la Segunda Guerra Mundial, a mediados del siglo XX, nos tocó la liberación femenina, y la abolición de la virginidad como objeto de culto machista. Y una libertad sexual nunca vista antes.

Fuimos hippies bajo el lema de Amor y paz. O Sexo, drogas y rock and roll, otra consigna de los años 60.

 

A finales del siglo XX surge en el planeta una peste mortal. El VIH, Virus de inmunodeficiencia humana, causante del SIDA. Y que se llevó a muchos amigos nuestros homosexuales, lamentablemente. Esa peste introdujo cambios en la conducta sexual de los humanos. El uso obligado del condón o preservativo, masculino o/y femenino.

Después de haber vivido una libertad sexual desde los años 60, pasamos a una severa constricción de la actividad sexual por causa del SIDA, a fines de, siglo XX.

 

Cuando iniciábamos una nueva relación hetero u homosexual, era obligatorio realizarse una prueba de VIH en la pareja. Nos íbamos juntos a sacar sangre con la pareja al laboratorio, y volvíamos juntos unos días después a recoger los resultados.

Y el rito consistía en que la pareja leía los resultados del otro al mismo tiempo que el otro. Salían negativos los análisis y luego entonces se podía iniciar una relación segura.

 

Con cada nueva pareja se hacia el mismo trámite, que era sacarse sangre y esperar los resultados con ansias locas. Las pruebas médicas eran básicas.

 

En pleno siglo XXI con una pandemia mundial por Corona virus

La humanidad entera está asustada por la posibilidad de muerte por esa infección pulmonar. Y se protegen con todas las medidas sanitarias a su disposición: cubrebocas y sana distancia social. Aislamiento y el confinamiento en el hogar es la estrategia obligada en casi todo planeta.

 

Los nuevos encuentros sexuales o principios de una nueva relación están exigiendo a las parejas realizarse pruebas de PCR, Prueba de proteína C reactiva, porque en el amor no existe la sana distancia, salvo que se haga él amor a distancia, en forma virtual, pero en vivo y a todo color, y si la cuestión es cuerpo a cuerpo, sin una prueba de PCR los riegos son muy altos.

El amor en tiempos del cólera es algo terrible, porque hay que usar una mascarilla de trapo y los besos así son insípidos y nada ardientes.

 

Los infractores de las normas sanitarias se cuentan por miles en todo el mundo, y las consecuencias de sus actos ocurrirán tarde o temprano.

El strip tease ahora es facial, hay que bajarse lentamente la mascarilla y mostrar la cara desnuda. ¡Es excitante!, al parecer.

*La Vaca Filósofa

Foto: Internet

About The Author

DiarioNoticiasWeb.Com

DIARIO NOTICIAS WEB ES UN JOVEN PORTAL PERIODÍSTICO DIGITAL INDEPENDIENTE, CON INFORMACIÓN ACTUAL Y ANALÍTICA, DE ÁGIL LECTURA,

Related posts