Custodiaba a un preso y ayudó en el parto de una nena

Se dio el martes a la madrugada en el Hospital Romero, donde arribó una mujer con fuertes contracciones. Las personas se encontraban en custodia de un detenido internado en ese centro de salud, pero la gravedad de la situación la obligó a actuar.

Aproximadamente a las 2.30, la penitenciaria Jéssica Herrera oyó los gritos de una mujer que estaba dentro de una camioneta en la que su esposo la traía con trabajo de parto.

Al advertir que se trataba de una situación extrema, la agente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) corrió para ayudarla y la alzó para subirla por la escalera hasta la sala de parto.

Su intervención fue clave: la mujer dio a luz apenas la recostaron en la camilla. “No nos dio tiempo a que llegaran los médicos. Se bajó los pantalones y ya se veía la cabecita. Enseguida agarré a la criatura, la mamá pujó y una beba hermosa que pesó más de tres kilos quedó en mis manos“, contó la agente penitenciaria.

Una enfermera se encargó de cortar el cordón umbilical y de higienizar a la recién nacida.

La nena, bautizada como Kiara, se encuentra en buen estado de salud, según señalaron fuentes del SPB.

Herrera es cabo y cumple funciones en la Guardia de Seguridad Exterior de la Unidad 25 Olmos desde hace casi seis años.

“Tengo un nene de 10 años y dos hijas de 7 y 3. Para mí fue una experiencia muy emocionante haber podido colaborar con el alumbramiento”, relató muy emocionada en Buen Morfi.

Foto: /www.diariomovil.info