#Covid 19 en #México: ¡Cuídate de los académicos y del #virus, ambos son letales¡: Dr Rafael Serrano Partida (Parte 1 de 2)

 

Bernardo Méndez Lugo

Siento una gran responsabilidad ética y moral de poder entrevistar al Dr Rafael Serrano Partida. Académico por muchos años en la UAM-Xochimilco donde coincidimos. Actualmente es académico y docente de la Universidad La Salle en Oaxaca. También fue académico de la FES-Acatlan UNAM y la Universidad de la Comunicación en Cdmx. Es coautor y editor de varios libros sobre políticas de comunicación y tiene un doctorado de ciencias sociales por la Universidad Complutense de Madrid.

 

Esta es la entrevista con el Dr. Rafael Serrano Partida (RSP)

Bernardo Méndez Lugo (BML): ¿Cuál es su balance sobre el contenido y orientación de los estudios y artículos recientes en México donde académicos y analistas comentan en base a estadísticas y sus correlaciones la política sanitaria anti-Covid 19 en México?

RSP: Me parece que muchos de los los artículos o ensayos plagados de “evidencias” estadísticas y de datos duros combinados con estrategias post festum están ideologizadas con el tamiz de lo “académico”;  por tanto, no ayudan a afrontar una pandemia que ha rebasado cualquier gestión gubernamental aquí y en el mundo.

 

Existe una narrativa, en la mayoría de los textos “académicos”, que se arropa en el prestigio del comentarista u opinante y que usa los datos  como “evidencias” irrefutables cuando son certezas relativas que no pueden verificarse sino en el tiempo futuro, cuando estemos en la pospandemia. Convierten sus opiniones en hipótesis cuando en realidad son opiniones o juicios encallados en sus posturas políticas.

 

Es el caso de todo el establecimiento académico mexicano que fue responsable  del deterioro del sistema de salud. Me refiero a los Secretarios de Salud de la era panista y de el periodo de Peña Nieto. Ellos parecen defenderse con una sabiduría crítica que no practicaron: no hemos visto ninguna autocrítica de estos señores a su responsabilidad con respecto los hospitales a medio hacer, la falta de equipo, al lodazal en la compra de medicamentos y el tremendo déficit de personal médico.  

 

Además, cabe decir que las estrategias que propone  la crítica académica tampoco son necesariamente viables o pertinentes. Sabido es que muchas de estas estrategias son remedos de estrategias que han fallado en otros países o que son impracticables para una realidad como la mexicana. Es curioso ver como el Director de un nosocomio  de élite como el ABC dicta protocolos de salud y propone hacer pruebas a todos los mexicanos en un país de más de 130 millones y refuta a las autoridades desde ese lugar de privilegio y de casta. O las interpretaciones provincianas que hacen algunos gobernadores que sacan raja política de la Pandemia al no aceptar las medidas del gobierno federal; pero, finalmente, no han logrado detener la pandemia.

 

BML: ¿Cuáles son los datos duros que usted contrapone a los críticos que cuestionan de una manera u otra la política sanitaria anti-Covid 19 del gobierno mexicano?

RSP: Para no enredarnos, debemos observar un dato que demuestra que la pandemia sigue y no ha sido controlada en el mundo: 400 mil muertos en la Unión Europea y que si sumas los muertos en Rusia llegan a la terrorífica suma de medio millón de muertos (publicado en el neoliberal diario español El País) hasta  el 7 de diciembre del 2020. Más muertes que en los Estados Unidos sin tener ellos a un Trump que en la letanía de la crítica es el villano de todos los líos. Le achacan a Trump, no sin razón, errores estratégicos (sobre todo su negacionismo e ignorancia prepotente) pero en realidad, lo que se observa es que la pandemia sigue ahí y ahora, en la segunda ola, es más letal. 

 

Lo que se observa es que su comportamiento es poco predecible. Es decir, no se tiene una estrategia o estrategias para afrontar un virus que cuya propagación depende de muchas variables y que las medidas efectivas como el confinamiento dañan el corazón de las economías, ponen en riesgo a la estructura económica capitalista.   Los políticos saben que el confinamiento absoluto o relativo quiebra a la sociedad por eso median entre abrir o no abrir la economía. Entre más tiempo confines caminas más hacia el desastre social y económico.

 

También, creo que las críticas sobre los datos de la pandemia que proporciona el gobierno y que se hacen todos los días en los medios de comunicación son producto del afán periodístico por manifestar que 110 mil muertos y los que se “ocultan” son prueba del fracaso de la estrategia federal. Lo cual “muestra” que México es uno de los países de mayor letalidad en el mundo. Esta inferencia, si así le puede llamar, es una inferencia relativa dado que en términos, relativos, no somos el país con mayor letalidad, siguiendo los parámetros de la OMS.

 

Como en el los medios las “bad news are good news”, no se toma en cuenta el esfuerzo por construir un sistema de datos confiable sobre la evolución de la pandemia. Ordenar y tener datos certeros ha sido y sigue siendo una tarea complicada. Esta debilidad, no es  achacable solamente a un gobierno que recibió un sistema informativo deficiente con una coordinación estatal debilitada por las grillas estatales que empoderan a gobernadores ahora “especialistas” en pandemias como los gobernadores de Jalisco y Nuevo León. Y aun así se ha transparentado la magnitud de nuestra tragedia y demostrado que la pandemia ha golpeado a los que eran obesos, hipertensos y diabéticos. Todos los días se ofrecen datos que no se han ocultado a pesar de que la deficiencia informativa de todo el sistema. Cosa que no es propia de México.

 

Por cierto, en España, que tiene los mismos problemas en la construcción de datos y sabemos que ya rebasó  40 mil muertos  se tienen que agregar los excedentes de mortandad no registrados y estaríamos hablando de más de 60 mil muertos, con una población menor a México por mucho. Lo mismo sucede con Gran Bretaña, Francia y la misma Alemania que hoy habla de casi 600 muertos diarios.

 

Los datos duros muestran las debilidades de nuestros sistema de salud pero que estas debilidades no tienen el mismo impacto en sociedades diferenciadas por la desigualdad y por un sistema económico que no puede negarse a sí mismo: confinarse es morir.

 

TRUMP, NO ES RESPONSABLE, SINO UN ESTADO

BML: En su análisis, ¿usted considera que no se debe achacar a Trump la mayor responsabilidad en la expansión de la pandemia en EU?

RSP: En realidad, Trump no es el “responsable” de la propagación del virus en Estados Unidos sino un Estado que es incapaz de entender que la solución es holística e incluye a los ciudadanos y habitantes. Trump ejemplifica la contradicción de una economía basada en la movilidad, en el libre tránsito de las mercancías, mientras que la más estrategia viable de salud, confinarse, nos coloca ante una nueva edad media, aislada pero ahora cableada, digitalizada.

 

También muestra, no sólo en EU sino en el mundo un fracaso cultural: los ciudadanos tiene un pensamiento mágico con respecto a la pandemia: no les ha importado el confinamiento, el cubrebocas y la sana distancia. La secularización, la vida libre choca contra la reclusión y las medidas sanitarias de un aseo tedioso y constante. Tanto en california como en México o España la gente ha salido como en estampida a los centros de consumo.

 

BML: Entonces en su perspectiva, ¿usted no ve a Trump como el gran culpable de la expansión tan grande de la pandemia en EU?

RSP: En mi mirada,  la culpa no es solo de Trump ni sus bravatas ni la será de Biden que por cierto hará poco (sólo se pondrá el cubrebocas y vacunará a todos). En realidad todo es relativo:  las vacunas no garantizan el fin de la pandemia. Y gestionarla es complejo y se politiza inmediatamente:  los Estados federados de la Unión Americana tienen autonomía (son autoridades sanitarias), como en México, y vean los resultados: ni los gobernadores republicanos ni los demócratas han logrado disminuir los contagios y las muertes: han fracasado en sus estrategias de confinamiento o han sido débiles y sus logros han sido relativos. Lo mismo sucede en México con sus peculiaridades regionales.

 

BML En su visión, ¿cuáles son las razones claves de la expansión de la pandemia Covid- 19 que muchos académicos y comentócratas no contemplan o minimizan?

RSP:  Mi postura parte del siguiente supuesto que creo  va al fondo del problema: la ciencia no sabe qué hacer a “ciencia cierta”, hay polémica en todo y las medidas que se consideran aceptadas y viables atacan el núcleo central del capitalismo: la movilidad. No podrás detener al virus sino detienes o controlas la movilidad pero la movilidad es el hardcore del capitalismo. Por eso ninguna estrategia funciona como remedio absoluto. El virus ha puesto de cabeza al capitalismo basado en el flujo de capitales, recursos y personas. Esta encrucijada nos plantea una crisis estructural o sistémica que no sabemos hacia donde derivara: ¿a modelos autoritarios como el japonés o el coreano del sur?; ¿a modelos dictatoriales como el Chino o el de Singapur?: ¿a modelos idílicos e insulares como en Nueva Zelanda? O ¿a modelos híbridos que lesionen lo menos posible los derechos humanos y el estado de derecho que es tan hipostasiado por las elites de la ONU?

 

BML: ¿Cómo explicar el éxito relativo de algunos países para limitar la expansión de la pandemia y hay casos de éxito de los que no se habla, podría usted abundar al respecto?

BML: Nueva Zelanda es un “éxito” porque está literalmente aislada: un conjunto de islas en el fin del mundo, con una población que  es  como dos barrios de la ciudad de México. Ahí el gobierno puede confinar y disciplinar a su población. Y aun así pueden contaminarse porque el virus traspasa controles fácilmente, es muy lábil. Nueva Zelanda es  un “éxito” relativo que no debemos generalizar ni ideologizar. Recordemos que las sociedades abiertas son fuertes pero débiles por su apertura, cerrarlas tiene consecuencias.

 

Lo mismo sucede en Singapur, una ciudad-estado que bajo un mando autoritario-dictatorial puede confinar y que además con su riqueza puede poner prácticamente un chip a cada habitante, estabularlo, y realizar todas las pruebas que exige nuestros galenos de la medicina privada en México.

 

Y es el caso de Japón,  donde la obediencia confuciana ha funcionada… hasta que la gente se comience a mover. En Japón existe una hibrido político que mezcla el capitalismo corporativo y clientelar con las enseñanzas autoritarias de Confucio. Puedes confinar sin mucho problema social y además tienes recurso para hacer pruebas y seguir las trazas de la epidemia. Pero aún asi, las autoridades esperan brotes masivos.

 

Corea del sur como la del norte si bien una  Corea tiene un modelo capitalista corporativo y la otra una dictadura, ambas tienen férreos controles sociales, en el primer caso a través del Big data y en el caso comunista a través de una vigilancia policíaca.

 

El caso de China para mi es un enigma. Cuando se habla del control ferreo me parecen que siguen el modelo del capitalismo clientelar con el Biga data autoritario coreano del sur, pero  sólo en la franja que está en la economía de mercado (unos 600 o 700 millones de personas)…no sabemos qué pasa en la China profunda, donde habitan más de 700 millones de personas, campesinas. Es probable que ahí funcione el modelo de Corea del Norte.

 

Por otra parte, es curioso que los críticos de la estrategia del gobierno mexicano y algunos académicos no relacionan o explican por qué Cuba tiene pocos muertos o Venezuela o Bolivia: ¿Por qué son países aislados y estrangulados, dictaduras y “desastres económicos”  como vociferan los Magnates de Davos?.

 

CERRAR Y VOLVER A UNA ECONOMÍA DE SUBSISTENCIA

BML: En México hay alguna experiencia digna de mencionar de poca expansión de la pandemia ?

RSP: Aquí en México, eso sucede en los pueblos aislados en la sierra Juárez en Oaxaca que tiene una mortalidad por Covid muy baja o casi nula (han estado en verde durante la pandemia). ¿Cuál fue la estrategia? Cerrar y volver a una economía de subsistencia.

 

BML: Y en su perspectiva, México como país que opciones tiene o tendrá frente a la pandemia ?

RSP: El aislamiento completo no lo creo,  imposible: ¿es la salida para un país con más 130 millones de habitantes y una economía que vive al día? No. Por eso no se vale  jugar con las estadísticas sin contextualizarlas y sólo referirlas al análisis de coyuntura.

 

Tampoco se vale, tiro por viaje,  desacreditar a la autoridad sanitaria proponiendo estrategias que no toman en cuenta un país que puede destruirse si lo confinas y cuya cultura sanitaria es nula pero que es equiparable a la población francesa o española que sale a la calle en turba a comprar sin medidas de prevención.

 

BML: Entonces usted observa un gran sesgo anti gobierno en los académicos críticos de la política sanitaria en México?

RSP: algunos académicos avientan “evidencias” recortadas y no relativizadas ni comparadas. Tiene un sesgo que se llama: pensamiento ad hominem. La narrativa que nos ofrecen diario es que los 110 mil muertos y los que vienen se deben a una mala gestión gubernamental. Y de ahí derivar una cantidad de vertigos argumentales que escandalizan y no ayudan a afrontar la crisis.

 

Me parece excesivo decir que otras estrategias pudieron haber detenido la mortalidad tan alta sin ponderar varias variables cruciales: la salud de los habitantes (más de la mitad obesos, diabéticos e hipertensos); el estado catastrófico en que dejaron los Narro, los Frenk al sistema de salud (ni una palabra de los académicos críticos al respecto) que no tenia hospitales, equipo y personal médico; una economía que vive de la informalidad y de las remesas y que está atada a la movilidad; y una cultura ciudadana nula. Olvidar esto en el análisis  me parece no sólo poco objetivo sino profundamente corrosivo y contribuye a la confusión, la polarización y al deterioro de nuestra endeble opinión pública.

 

BML. En particular, ¿se refiere usted a la estrategia que propone el Dr Juan José Ramírez Bonilla, académico de El Colegio de México?, que entrevisté en exclusiva para DiarioNoticiasWeb.Com

RSP: En efecto, me refiero a las estrategias que propone el académico del Colmex entrevistado. Se aplicaron en algunos países y no lograron detener los contagios sobre todo en la segunda ola y eso que tienen sistemas de salud robustos. Ve a la Canciller alemana Ángela Merkel llorando, incapacitada y es Alemania. Tampoco somos China ni Japón o Corea ni ínsulas como Singapur y Nueva Zelanda.

 

BML, Entonces no se debería ser tan severo en el enjuiciamiento de las políticas sanitarias anti-Covid del gobierno de México?

RSP: Sin duda, en el caso de México, la gestión de la Pandemia ha sido controvertida y como toda estrategia sujeta a críticas…no dudo que se hayan cometido errores pero creo que ha sido la estrategia plausible (la mejor dentro de lo posible en un país enfermo de diabetes, obesidad e hipertensión).

Foto: covid19.cdmx.gob.mx

 

#Covid 19 en #México: ¡Cuídate de los académicos y del #virus, ambos son letales¡: Dr Rafael Serrano Partida (Parte 2 de 2)