Covid-19, cuestión de cifras