Cosas que hacer cuando viajes a Acapulco

Hoteles antiguos y nuevos, atracciones culturales y entretenimiento hacen de la deslumbrante ciudad portuaria, uno de los puertos turísticos más vibrantes del Pacífico en el país. Los años 50, 60 y 70 fueron años de auge para Acapulco, cuando cientos de resorts de lujo surgieron en las colinas y en los bancos de la bahía para acomodar a la ola de celebridades y millonarios que acudían aquí para festejar debajo de las palapas. Hoy los vuelos a acapulco continúan trayendo a los ricos y famosos con un diseño de vanguardia, también los días de sol y las margaritas.

Que comer en tus vuelos a Acapulco

Seguramente luego de haber descendido del avión, te darás cuenta de que los vuelos a la ciudad de acapulco son muy breves y ni te han llegado a dar el almuerzo en el avión que una vez allí pensaras ¿qué podre comer?:

Desayuno: sus desayunos son realmente la atracción principal, tanto por sus ingredientes orgánicos como por su abundante variedad. Ya sea que ordene batidos de frutas, panqueques con nueces o huevos rancheros, nada en el menú decepciona.

Almuerzo: Hotel Boca Chica: la mitad de las delicias de ir al Hotel Boca Chica es quedarse con un largo y perezoso almuerzo, que se deleita con la piscina en forma de riñón del hotel. El chef repasa algunos de los mejores sushi de México, así que siéntate debajo de la palapa gigante con techo de palma del hotel y llena de maki o sashimi antes de dirigirte a la piscina para tomar una copa.

Merienda: Hotel Los Flamingos: además de las increíbles vistas a las colinas de casas privadas maravillosamente ruinosas de mediados de siglo, el Hotel Los Flamingos sirve algunos de los guacamole más sabrosos y las frituras de tortilla de la freidora. Las margaritas son generosas, ácidas y fuertes, y la factura de todo esto, cuando llega, es una de las mejores ofertas de Acapulco.

Cosas para divertirte en Acapulco

Para toda la familia:

Clavadistas en el acantilado de La Quebrada: lo que comenzó como un homenaje a la Virgen de Guadalupe es hoy en día una de las atracciones turísticas más emblemáticas y diarias de Acapulco. Una plataforma de observación pública en la cima de los acantilados, ofrece una excelente vista, o puedes elegir ver a los clavadistas realizar sus temerarias acrobacias desde el restaurante y salón del Hotel Mirador. Los clavadistas del acantilado realizan diariamente a la 1 pm, 7:30 pm, 8:30 pm, 9:30 pm y 10:30 pm, aunque el clima puede afectar el horario. No querrás perderte el espectáculo: estos buceadores valientes saltan desde los acantilados de roca en diente de sierra, cayendo elegantemente en las olas que se estrellan debajo.

Para parejas:

Banyan Tree Spa Cabo Marques: este spa es tranquilo y aislado, con fabulosas vistas de la bahía y la ciudad. Lo mejor de todo es que las parejas pueden reservar masajes largos y lentos con aceite de sésamo, o exfoliaciones de limoncillo y jengibre, en habitaciones compartidas o por su cuenta.

Para todos:

Cici Parque Acuático: cuando la temperatura de Acapulco se dispara, salte de la playa y diríjete a este parque acuático para disfrutar del entretenimiento familiar que no romperá el banco. Puedes refrescarte bajando grandes toboganes de agua, nadando en la gigantesca piscina junto al mar, descansando bajo sombrillas y nadando con delfines.

Para los aventureros:

Tours de snorkel en Viator Acapulco: perfectos para aquellos que desean pasar el día en el agua, estos tours cuestan menos de $ 50 por persona y ofrecen a los clientes transporte hacia y desde la isla de La Roqueta. Una vez allí, además de un ecosistema de equipo de vida marina colorida, encontrarán hermosas calas, playas solitarias y algunos buenos restaurantes donde podrán abastecerse de tacos de pescado entre las inmersiones.

Disfrutando de todas estas atracciones podrás también ir a un rent a car y pasear por la ciudad por tus propios medios, suelen ser las aventuras mas divertidas, si estás dispuesto a recorrer esta hermosa ciudad por tus propios medios.

Foto: Andrés Montes de Oca