Convierten ingenieras del IPN aguas negras en combustible

 

Dos futuras ingenieras químicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crean un procedimiento para convertir aguas negras en combustible limpio. Jeimmie Gabriela Espino Ramírez y Lisset Dayanira Neri Pérez, autoras del proyecto, se percataron de que por medio de un purificador y un electrolizador es posible obtener combustible a partir de agua contaminada. Su fin principal es lograr una generación funcional de hidrógeno, que pueda ser usado para alimentar estufas y hornillas.

Por ahora, para lograr una de las fases de conversión es necesario usar energía eléctrica; sin embargo, las estudiantes tienen la intención de reducir los costos del proceso de purificación implementando energía solar.

Este tipo de purificadores podrían generar su propio combustible a partir del agua residual, sólo bastaría con recolectar agua sin importar su grado de contaminación”, detallaron las jóvenes investigadoras (vía Boletín informativo IPN).

El nombre del proyecto es Gimfi, que en lengua otomí quiere decir “agua sucia”, y opera por medio de varios filtros que filtran la basura y la contaminación del agua. Varias capas de algodón, arena, carbón, mármol, grava y tezontle retienen todos los elementos nocivos o impuros del agua y, de esa forma, elimina la coloración y los malos olores. Después se limpiarla de este modo, el agua mantiene una cantidad considerable de minerales, lo cual facilita la electrólisis por la que se genera el hidrógeno combustible.

Según el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), esta clase de proyectos son un factor muy importante para el desarrollo económico del país, por lo que los proyectos desarrollados por estudiantes o egresados del Politécnico cumplen una función fundamental para el bienestar de los mexicanos.