CONOCE LOS FALSOS MITOS SOBRE LAS BORRACHERAS Y LA RESACA

MITOS

Definitivo, tomar dos cucharadas de aceite o un yogurt antes de consumir alcohol no evita la embriaguez.

Tampoco es cierto que la resaca desaparezca bebiendo zumo de tomate o desayunando cerveza. Y mucho menos corriendo para “sudar” las copas de más que hemos ingerido, ya que más del 90% del alcohol que consumimos se metaboliza a través del hígado.

EXPERTOS DEL HOSPITAL DE LA UNIVERSIDAD DE HEILDEBERG ESTUDIARON LOS EFECTOS DE DOS VASOS DE VINO EN EL CEREBRO

Con un escáner comprobaron que solo 6 minutos después de beber, nuestro cerebro empieza a consumir productos de la degradación del alcohol en vez de glucosa y cambia su actividad, lo que explica que perdamos reflejos o la desinhibición.

Químicamente disminuyen sustancias como la creatina, implicada en la obtención y gestión de energía, y la colina, componente de la membrana celular. Pero al día siguiente todo vuelve a la normalidad, lo que implica que los cambios son reversibles.

El mismo estudio demostró que, en contra de lo que solemos pensar, no hay diferencias en el cerebro de hombres y mujeres tras consumir la misma cantidad de alcohol: a todos se nos sube por igual a la cabeza.