Cómo operar en el mercado Forex y ganar dinero

El mercado Forex es uno de los mayores mercados financieros del mundo, y a la vez, también uno de los de mayor liquidez. El mercado Forex se relaciona con el mercado de divisas, la cotización, transacciones, compras y demás acciones en monedas de todo el planeta. 

 Con todo ello, operar en el mercado Forex es fácil, el Forex Trading permite transacciones entre divisas, comprando una y vendiendo otra, que se diferencian por un código “Swift” de tres letras. 

Operar en los mercados de divisas se ha vuelto muy popular en los últimos años, debido a la facilidad y rendimiento en este tipo de mercados. Como dato, podemos decir que actualmente es el mercado más grande del mundo, con más de 4 billones de dólares negociados diariamente en transacciones debido a las múltiples ventajas que presentan al inversor. Es fácil aprender y operar en estos mercados, aunque es preciso contar con algunos conocimientos. 

Una de las ventajas mayores de este tipo de mercados y operaciones es que permite comenzar con una pequeña base, desde 100 euros, y además, se puede permitir una negociación con hasta 200 veces el valor de la inversión. Por ejemplo, si contamos con 500 euros, podemos contar con crédito para realizar transacciones de hasta 100.000€. Para explicar qué es Forex trading podemos ver algunas ventajas de este mercado: 

  • Volatilidad: este mercado presenta muchas menos fluctuaciones que otros, por lo que a priori puede representar una ventaja. La rentabilidad, salvo caídas y subidas desproporcionadas, se puede conseguir a medio y largo plazo, realizando operaciones de multidivisa. 
  • Mayor liquidez. La liquidez es un rasgo fundamental del mercado Forex que le distingue de los demás. Es el mayor mercado del mundo, donde se producen millones de operaciones a nivel global diariamente, creando así una mayor estabilidad. La rapidez con que se puede convertir en líquido los activos es total. 
  • Mercado 24 horas. Forex nunca duerme. Se pueden realizar operaciones las 24 horas, ya que al tratarse de un mercado globalmente conectado cuando se cierra en un país, se abre en otro. Está operativo de domingo a viernes para dar la posibilidad de tener en una cuenta todas las noticias de los mercados. 
  • Apalancamiento. Un rasgo fundamental del Forex es el apalancamiento, ya que, dependiendo del bróker, podemos llegar a utilizar hasta 100,200,400 veces el capital dispuesto para la inversión. Por ejemplo, en una relación 400:1, si invertirnos 1.000 euros podemos llegar a realizar transacciones con hasta 400.000 euros. 
  • Bajo coste de transacción. La mayoría de los brókeres no cobran comisión directa, sólo en algunos casos éstos incurren en “spread”, que es una pequeña diferencia entre el precio de compra y venta de una divisa, aunque siempre es mínima. 
  • Inversión mínima. Podemos entrar a operar en el mercado desde inversiones de 50€, dependiendo del bróker, lo que facilita la entrada de todo tipo de inversores y aminora el riesgo. 
  • Operaciones especializadas. La mayoría de las transacciones en el mercado de divisas se realizan con 7 monedas (euro, dólar, libra esterlina, yen japonés, dólar canadiense, dólar australiano y franco suizo) lo que favorece la integración y focalización de las inversiones. 
  • Movilidad para operar. La mayoría de los brókeres permiten enviar acciones con sus plataformas, pudiendo realizar éstas en cualquier momento y lugar. 

 

Dentro del mercado Forex, se pueden establecer varios tipos de operativas e instrumentos. Estos son los principales: 

  • Operaciones de divisas al contado (Foreign Spot Trading). Son compras y ventas de divisas que desde la contratación hasta su liquidación (entrega de las divisas) van uno o dos días. Es lo que se denomina precio Spot. 
  • Operaciones de divisas a plazo. Representan el 70% de las operaciones realizadas, y son operaciones de compraventa donde la cantidad y precio de las divisas se fina en el momento de la contratación, mientras que la entrega se realiza en un momento posterior pactado.  

 

Particularmente, los derivados juegan un papel fundamental en el mercado de divisas: 

 

  • Opciones: es un contrato por el cual da derecho no obligatorio al cambio de una divisa por otra a un tipo de cambio y en una fecha determinada previamente. 
  • Futuros. Es un acuerdo por el que se cambiarán divisas a una tasa prefijada en cierta fecha pactada. Difiere de los futuros de divisas en que en este caso se puede operar sólo en mercados regulados. 
  • Swap. Es un contrato de doble contrapartida por la que dos partes se comprometen al pago y cobro respectivamente de las divisas acordadas en un tiempo y tipo de cambio concreto (prefijado). Imaginemos que hoy acordamos dar 1000 dólares a cambio de 900 euros en tres meses. Dentro de 90 días recibiremos 900 euros y tendremos que dar 1000 dólares, independientemente del tipo de cotización de entonces. 

 

La facilidad y estabilidad de los mercados de divisas han atraído a millones de inversores en búsqueda de la una mayor rentabilidad a largo plazo y la utilización de los instrumentos vistos anteriormente como elementos de cobertura, convirtiéndose así en un mercado en alza y dinámico.