Casi nadie testificará contra Eugenio Hernández; los asesinaron o desaparecieron

De los cinco testigos y denunciantes en contra de Eugenio Hernández, exgobernador de Tamaulipas, dos fueron ultimados en 2016; otro se suicidó en 2014, en tanto que otro más fue “levantado” desde hace un año.

Así lo da a conocer  Reforma sobre el juicio que enfrenta el exmandatario estatal, arrestado actualmente en Ciudad Victoria por el delito de peculado y lavado de dinero.

Solo queda Feliciano Reyes Pérez, activista de 82 años, quien presentó la denuncia contra Hernández el 31 de enero de 2005 y por ello fue capturado, aunque apenas el 6 de octubre.

Según el mencionado rotativo, aunque las acusaciones no serán ratificadas ante el juez, su carencia no significa que Eugenio Hernández automáticamente quedará libre, toda vez que se encuentra sujeto a un juicio de extradición a Estados Unidos por lavado y fraude bancario.

Se le acusa al exgobernador de adquirir, mediante prestanombres y a precios subvaluados, mil 600 hectáreas de la zona portuaria de Altamira, que pertenecieron al patrimonio del Estado.

En 2013, la Procuraduría de Tamaulipas ijs a declarar a los testigos y cuatro revelaron que sobre una historia de corrupción que comenzó en 2002, cuando Tomás Yarrington vendió los bienes del patrimonio del Estado a Materiales y Construcciones Villa de Aguayo, empresa de Cano Martínez.

Reforma se da a la tarea de detallar los destinos trágicos de los testigos: En 2014, Higuera Martínez se suicidó de un balazo en el Palacio de Gobierno de Tamaulipas.

En 2016, Mora Vázquez fue plagiado y descuartizado y en ese mismo año, secuestraron a López Munguía y su cadáver apareció dos días después.

En tanto, en noviembre de ese mismo año, Parra Bustos fue levantado y nunca más se supo su paradero.

Foto: Archivo