CASI MUERE ‘HULK’ TRAS INYECTARSE UNA MEZCLA LETAL EN SUS BRAZOS

hulk

Un joven brasileño obsesionado con los músculos de sus brazos llegó a convertirse en un auténtico monstruo: era impactante su parecido con el personaje de dibujos animados Hulk.

 

Romario Dos Santos Alves, un brasileño aficionado del fisicoculturismo de 26 años, a punto estuvo de perder su vida al inyectarse en sus bíceps una mezcla compuesta por aceite mineral, analgésicos y alcohol hasta que sus músculos llegaron a medir casi 65 centímetros de diámetro, informa ‘Daily Star’.

 

El joven estuvo prácticamente un año introduciendo en su cuerpo esta mezcla tóxica, conocida como Synthol, dos veces por semana hasta el punto de que los médicos le advirtieron de que quizá tenían que amputarle los brazos.

 

AHORA, ROMARIO HA PUESTO PUNTO Y FINAL A SU ADICCIÓN SUSTITUYÉNDOLA POR SUPLEMENTOS ALIMENTARIOS DE CRECIMIENTO MUSCULAR

 

hulk 1

 

 

El joven, exguardaespaldas, cambió su vida después de que su esposa, Marisangela Marinho, le amenazara con dejarle si no ponía punto y final a su adicción.

 

Romario perdió incluso su trabajo al intentar suicidarse cuando su mujer estaba embarazada de seis meses.

 

Han pasado ya cinco años desde que este brasileño abandonó por completo el Synthol. “Perdí el control y podría haber muerto todo porque quería unos músculos más grandes. No vale la pena”, apunta el brasileño.

 

 

fisico