Carstens “metió miedo” para no aumentar más salario mínimo: Chertorivski

 

Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, señaló que Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), “metió miedo” para que el salario mínimo no aumentara más de los 88.36 pesos acordados por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

 

“El Banco de México, y su gobernador, metió miedo. Sin presentar un solo estudio, sin dar un argumento más detallado, más fino, simplemente metió miedo y yo creo que Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial, que ya querían ir un poco más allá, pues con el Banco de México enfrente llevó a la Conasami a tomar una decisión en medio”, sostuvo en entrevista para Grupo Fórmula.

 

SALARIO MÍNIMO VS INFLACIÓN

Tras una reunión privada el pasado 10 de noviembre con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carstens pidió prudencia con el aumento del salario mínimo, con el fin de que éste no fuera factor negativo en la inflación.

 

“Si bien el Banco de México apoya que haya mayores salarios mínimos, la recomendación es que se haga con mucha prudencia, de tal forma que no se vuelva en sí mismo un impulso a la inflación”, señaló en esa ocasión.

 

Chertorivski afirmó que el argumento de Carstens para contener un aumento mayor, no es válido. “Se ha demostrado que lo que se pensaba que podía ser negativo para la economía, no ha resultado así, al revés; incrementos moderados, prudentes al salario, son positivos”, explicó.

 

Aseveró que el aumento es insuficiente, por lo que condenó que haya prevalecido la timidez y falta de empatía en el tema.

 

“Todo estaba puesto en la mesa para poder por lo menos alcanzar la línea de pobreza alimentaria, la canasta alimentaria para que un adulto y un dependiente puedan comer; ya que todo estaba listo, sale la timidez, sale la falta de empatía con quienes menos tienen, con quien trabaja y se la rifa duro todos los días y aún así llega a su casa y es pobre”, indicó.

 

CONASAMI, ANACRÓNICA

Agregó que la Conasami es “una institución anacrónica que no tiene razón de ser verdaderamente”, toda vez que “los trabajadores que verdaderamente ganan el salario mínimo necesitan alguien que los esté defendiendo, no alguien que esté cuidando otras cosas”.

Fuente: Milenio / Foto: Enlace Judío