abril 23, 2021

#Bolívar es nombre de calle y avenida en #América

#Bolívar es nombre de calle y avenida en #América

 

Mi nombre me agrada, y ya me acostumbré a él. Son ya 76 años de portarlo con orgullo. Mi padre me dijo: Simón se llama cualquiera, pero Bolívar solo tú. Simón Bolívar el Libertador de América, se llamaba Simón y se apellidaba Bolívar. Llevo, pues, como nombre propio un apellido ilustre en España y en Venezuela.

 

Mi padre dejó sobre mis hombros una pesada carga histórica. Y él me decía: con ese nombre que tienes debes ser alguien que se signifique en la lucha por los más desfavorecidos del continente. ¡Vaya herencia esa que me dejó mi padre!

 

En los años 50 en una reunión panamericana se acordó construir una carretera panamericana en toda América Latina, y también nombrar una calle o avenida principal de todas las ciudades capitales, con el nombre de Bolívar.

 

Llamarse Bolívar no es cualquier cosa. Primero mis amigos y conocidos cuando recién me conocen, se dicen este amigo tiene nombre de héroe o de personaje histórico, y luego entonces me nombran Cristóbal (Colón), o Hernán (Cortés). Este es un recurso nemotécnico válido para recordar asociándome con hombres ilustres, en mi caso.

 

Siempre cuando me presento por vez primera, digo: “tengo nombre de calle, avenida o parque”. No, expresan mis interlocutores, es nombre de un libertador y creo que es venezolano dicen los más cultos.

 

Esta historia viene a cuento porque toda mi ropa tiene bordado mi nombre de pila, sobre todo las camisas, y los sacos de mis dos trajes elegantes.

 

El origen de todo ello se encuentra en el internado donde estuve recluido tras largos años, cuando era un adolescente. Ahí toda la ropa se juntaba y se lavaba junta, y luego había que buscarla y rescatarla ya cuando la entregaban limpia. Siempre se pierde ropa, se extravía o cambia de dueño en cualquier internado laico o religioso.

 

Años después, yo tenía necesidad de lavar la ropa en lavanderías automáticas, esas que funcionan con monedas por cierto tiempo, y también usaba las secadoras automáticas con monedas. Pero mi labores profesionales de entonces me impedían quedarme en la lavandería una o dos horas a esperar mi ropa limpia; prefería pagarle a la encargada un dinero extra para que realizara las labores de lavado y planchado en mi ausencia.

 

Pero la sorpresa venía cuando llegaba a mi casa de soltero o divorciado, al abrir el paquete de mi ropa. Por lo regular había ropa de otros hombres, calzoncillos, camisas, camisetas y pantalones de mezclilla; y yo de inmediato la seleccionaba he iba a devolverla a sus dueños, pero mi ropa no volvía a mi por quien sabe que oscuras razones. Perdí, sobre todo, camisas de marcas famosas, que eran muy lindas y exclusivas.

 

Un día muy harto de mi vida de soltero recién divorciado y con pérdidas de mi ropa fina, dispuse desde entonces , hace 20 años, bordar toda mi ropa con mi nombre; camisas , playeras polo, sacos, chamarras, gorras, etcétera etcétera.

 

Aclaró que no estaba harto de mi vida de soltero, sino de perder la ropa a manos de hombres extraños y con buen gusto por lo fino.

 

Cuando me preguntan el por qué de bordar toda mi ropa, respondo esto: “ Mi ropa tiene mi nombre muy visible por si me pierdo sabrán al menos mi nombre de pila”. Con esta respuesta sorprendí a mi novia y ella cree todavía que me pierdo fácilmente.

 

Tanto en México como en Guatemala tengo dos sitios donde me bordan la ropa con mi nombre. Se hacen los bordados con una computadora en la cual guardan en su memoria el tipo de letra que me gusta a mi. Solamente pasó y dejó las camisas y los empleados ya saben qué deben hacer.

 

Soy un excéntrico, si. Raro, también. Díscolo, por supuesto que si.

*La vaca filósofa
Foto: Especial

About The Author

DiarioNoticiasWeb.Com

DIARIO NOTICIAS WEB ES UN JOVEN PORTAL PERIODÍSTICO DIGITAL INDEPENDIENTE, CON INFORMACIÓN ACTUAL Y ANALÍTICA, DE ÁGIL LECTURA,

Related posts