Bebé es apuñalado 14 veces por su madre y enterrado vivo… ¡sobrevive milagrosamente!

 

Un bebé de 7 meses  fue acuchillado y enterrado vivo en Tailandia.

 

Una mujer que cuidaba la granja cercana escuchó sus llanto y al encontrarse con una dantesca escena llevó al infante a un lugar seguro.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

EN FEBRERO DE 2016

Una campesina, llamada Kachit Krongyut, llevaba sus vacas a pastar en su granja del distrito de Wangai, en la provincia de Khon Kaen, Tailandia, cuando escuchó un llanto. El sonido provenía de una área de tierra visiblemente removida.

 

Al principio, Kachit pensó que alguien había enterrado un animal pequeño. Para su horror, vio que el pie de un bebé sobresalía parcialmente del suelo. En un intento desesperado por salvarlo, removió rápidamente la tierra con sus manos, informó The Mirror UK.

 

El bebé fue enterrado con la cara hacia abajo. Después de sacar al bebé de una tumba de unos 20 centímetros de profundidad, vio que tenía lo que parecían ser heridas de cuchillo por todo su cuerpo. 

 

El niño, ahora llamado Aidin, fue llevado al hospital de Wangai, donde los médicos determinaron que tenía 14 cortes con cuchillo. Los médicos dijeron que la presión del suelo ayudó a evitar que el afortunado bebé muriera desangrado por las puñaladas.

 

LOCALIZAN A LA MADRE BIOLÓGICA

Posteriormente, Pornchai, el marido de la mujer, dijo a la policía que vio huellas de pisadas en el suelo, así como huellas de motocicletas en las cercanías, reporta lagranepoca.com

 

Ello llevó al descubrimiento de la sospechosa, una madre entonces de 42 años que fue acusada de intento de asesinato y abandono de su hijo.                                                                                                                                                            

 

TRES MESES DE TRATAMIENTO

El pequeño Aidin se recuperó milagrosamente después de tres meses de tratamiento, y cuando estuvo más fuerte, el “bebé milagroso” fue llevado al orfanato Kaen Thong y pronto fue adoptado por una pareja sueca.

 

“Estamos muy contentos de que vaya a un buen hogar y [vaya a] tener una vida cómoda. Sobrevivió a una experiencia muy mala, pero tiene mucho carácter y es feliz con su vida”, señalaron fuentes oficiales.

 

                                                                                                                                                                                   

“LE IRÁ MUY BIEN EN LA VIDA”

“Es muy afortunado. Unas horas más tarde y puede que no haya sobrevivido. Le irá bien en la vida, estamos seguros”, añadieron las fuentes.