Autoridades de EU identifican al presunto autor de las explosiones en NY

FOTO: RUTERS
FOTO: RUTERS

 

 

La policía encontró varios objetos explosivos en Nueva Jersey, uno de los cuales estalló, comunicó este lunes el FBI, mientras se investigan tres ataques en suelo estadounidense en 24 horas.

Las autoridades señalaron que no hay evidencias de que los ataques estuvieran coordinados, aunque su ejecución en un lapso de 24 horas plantea temores en materia de seguridad en momentos en que se libra una dura batalla electoral entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.

FOTO: REUTERS

“Había un paquete sospechoso que contenía varios artefactos explosivos improvisados ayer por la noche en la estación de tren de Elizabeth, Nueva Jersey”, tuiteó el FBI, la policía federal estadounidense.

“En el momento de colocarlo a resguardo, uno de los artefactos detonó”, añadió, aunque dijo que nadie resultó herido.

Más temprano, el alcalde de Elizabeth, Chris Bollawage, señaló que dos varones alertaron a las autoridades tras localizar a última hora del domingo un paquete con “tubos y alambres”.

La policía ya venía investigando una explosión en Manhattan, Nueva York; un ataque con arma blanca en Minnesota, y otra explosión en Nueva Jersey.

Nueva York entró en alerta completa y desplegó más de 1.000 policías estatales y guardias nacionales en aeropuertos, terminales de ómnibus y estaciones de subte, mientras el presidente Barack Obama arribó a la urbe previo a la apertura el martes de la Asamblea General de la ONU.

Según informes de prensa, cinco personas fueron arrestadas el domingo por su posible vinculación con la bomba que explotó la noche del sábado en Chelsea, Manhattan, que provocó 29 lesionados -que ya fueron dados de alta- y daños en edificaciones.

La policía halló una segunda bomba a cuatro cuadras del sitio del incidente y la desactivó sin problemas, para después mandarla a la sede del FBI en Virginia para pruebas forenses.

Ambos artefactos, confeccionados con ollas a presión, contenían metralla, teléfonos, luces de Navidad y compuestos explosivos, comunicó The New York Times a última hora del domingo, citando fuentes policiales.

El periódico también señaló que las autoridades federales habían arrestado a cinco personas.

La rama neoyorquina del FBI dijo en su cuenta de Twitter que “se detuvo un vehículo que era de interés para la investigación”, sin hacer mención a ningún arresto, en tanto añade que “nadie fue acusado de crimen alguno. La investigación continúa”.

Medios de Nueva York informaron que los cinco pasajeros del vehículo quedaron bajo custodia para ser interrogados. 

El sábado también estalló en Nueva Jersey una bomba artesanal en un contenedor de basura en Seaside Park, mientras se desarrollaba una carrera del Cuerpo de Marines con cientos de participantes.

El estallido no causó daños pero obligó a suspender la competencia.

El domingo se suspendió el tráfico ferroviario entre el aeropuerto de Newark y Elizabeth tras los informes del hallazgo del paquete sospechoso, señalaron las autoridades.

La urbe de Elizabeth se encuentra relativamente cerca de Staten Island y Verrazano Bridge.

En Minnesota, tuvo lugar un ataque con arma blanca en un centro comercial de Saint Cloud, con saldo de nueve lesionados, que fue reivindicado por el grupo yihadista radical Estado Islámico (EI).

El autor del ataque “era un soldado del Estado Islámico, que respondió a los llamados para tomar como objetivo a los ciudadanos de los países miembros de la coalición de los cruzados”, señaló Amaq, órgano de propaganda del EI.

Las autoridades dijeron carecer de evidencias para relacionar los ataques de Nueva York, Nueva Jersey y Minnesota, pero sobrevuela la sospecha de que se trató de actos de “terrorismo”, doméstico o yihadista.

“Una explosión en Nueva York obviamente es un acto de terrorismo, pero no está vinculado al terrorismo internacional”, señaló el gobernador demócrata de esa entidad, Andrew Cuomo, el domingo después de una recorrida por Chelsea tras la explosión.

“En otras palabras, no encontramos una vinculación con el ISIS”, añadió  Cuomo en referencia al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, ciudad que desde este lunes acoge a jefes de Estado y de gobierno de todo el orbe para la Asamblea General de la ONU, señaló que “no sabemos la motivación, no sabemos su naturaleza. No sabemos si tuvo una motivación política o si fue una motivación personal”.

Nadie se adjudicó las explosiones en Manhattan o Nueva Jersey, a diferencia del ataque de Minnesota.

Quince años después de los atentados del 11 de setiembre del 2001, las autoridades subrayan que Estados Unidos es mucho más seguro para enfrentar planes terroristas originados en el extranjero, aunque es vulnerable a ataques de “lobos solitarios” inspirados por la propaganda del EI o de Al Qaida.

En Minnesota, el agente del FBI encargado de la pesquisa, Rick Thornton, señaló que “investigamos estos hechos como un potencial acto de terrorismo. Pero remarco que es potencial. Aún hay muchas cosas que no sabemos”.

La policía ratificó que el agresor preguntaba a las víctimas si eran musulmanas antes de apuñalarlas, y que “hacía referencias a Alá”.

Según el diario local St Cloud Times, el atacante, que fue ultimado por un policía fuera de servicio, era un estadounidense de origen somalí de 22 años. Respondía al nombre de Dahir Adan y estudiaba en la universidad local.