Así fue la cruenta batalla en Culiacán, bastión de ‘El Chapo’ Guzmán (videos)

 

Este jueves fue un día muy intenso y con información evidentemente contradictoria sobre los hechos violentos que se registraron en Culiacán, Sinaloa, tras la captura de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

 

Fuentes del Gobierno de AMLO hablaban de la detención de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Guzmán Loera en un operativo conjunto de la Guardia Nacional y la Secretaria de la Defensa Nacional.

 

Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo Guzmán y Griselda Lopez, es ahijado de Ismael “El Mayo” Zambada, el otro líder del Cártel de Sinaloa, considerado uno de los herederos operativos del cártel.

 

                                                                                       

REACCIONAN CAPOS ANTE DETENCIÓN

En Culiacán, grupos de civiles armados, presuntos integrantes del Cártel de Sinaloa, reaccionaron violentamente a esta detención, provocando balaceras, quema de vehículos, pánico, y facilitando la fuga de 20 reos del penal de Aguaruto.

 

Minutos después de las cuatro de la tarde, tiempo del centro de México, usuarios de redes sociales comenzaron a reportar balaceras y presencia de hombres armados en distintas zonas de la capital sinaloense.

 

Se vieron en la avenida Álvaro Obregón, la calle más céntrica e importante de Culiacán, donde se encuentran la catedral y el hospital general.

 

Al unísono, se reportaron enfrentamientos en la zona de la Fiscalía General del estado, en el sector conocido como Tres Ríos.

 

 

INGRESAN A INMUEBLE

Minutos antes, a cuatro cuadras de ahí, en el cruce de las calles Alejandro Avilés y boulevard Manuel Romero, elementos del Ejército y la Guardia Nacional ingresaron a un domicilio donde se encontraba Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, reporta Noticieros Televisa.

 

La zona se ubica muy cerca de Fórum Tres Ríos, considerada una zona comercial y residencial de alto poder adquisitivo.

 

La reacción de sicarios del Cártel de Sinaloa fue inmediata. Así como el pánico de los habitantes, que, donde estuvieran, buscaban ponerse a salvo.

 

Había calles cerradas, bloqueadas con vehículos de la delincuencia. Autos incendiados. Hombres organizándose con la intención de sembrar el caos.

 

La violencia llegó hasta zonas más alejadas del centro como el jardín botánico o la zona de la salida a Mazatlán.

 

                                                                                                 

SE EXTIENDE ALERTA

La alerta se extendió, incluso, al cuartel militar de Culiacán.

 

Para abonar al caos, se reportó la fuga de al menos 20 internos del penal de Aguaruto.

 

Fue hasta las 6 de la tarde con 57 minutos, tiempo del centro, que el gobierno de Sinaloa hizo un llamado público a la calma.

 

Pidió a la población “no salir a las calles y estar pendiente de avisos oficiales”.

 

 

Liberan a Ovidio Guzmán, hijo del Chapo, tras balacera en Culiacán

 

Culiacán: 21 lesionados y dos fallecidos tras feroces balaceras