#Anticoagulantes y #COVID: Que reducen riesgos del #virus; No a la #Automedicación

 

Según el estudio, los anticoagulantes podrían haber dado resultado porque los coágulos que se forman en las venas y arterias principales podrían ser los responsables de las muertes por COVID. Se publicó en El Financiero el 11 del mes en curso.

Los medicamentos anticoagulantes redujeron el riesgo de muerte por COVID-19, según un nuevo estudio, lo que apunta a ser una herramienta más prometedora mientras los médicos buscan tratamientos para combatir la pandemia.

 

Se trata de una información que es el resultado de opiniones de expertos, que los lectores podrían pensar en una panacea, pero es muy importante prevenir el uso de este medicamento.

 

Consultamos al Dr. Carlos Benítez Pérez, quien se ha dedicado a analizar la información nacional e internacional sobre el tema y precisó algo de relevante atención que no se debe desperdiciar.

 

Primera y notable advertencia

Los anticoagulantes como su nombre lo dicen, evitan que la sangre coagule y por lo tanto si alguien los toma sin supervisión médica pueden ocasionar graves sangrados que pueden matar a un paciente. Sugerencia inevitable, acudir a un especialista.

Hay indicaciones muy definidas para el uso de anticoagulantes, enfermedades del corazón pueden formar coágulos y provocar embolias a diferentes órganos, pero sobre todo el cerebro. Son riesgos altamente peligrosos.

 

Un médico general o persona que compra y usa anticoagulantes considerando que de esta manera van a prevenir los efectos del COVID, están equivocados y los efectos pueden ser catastróficos.

 

Se usan anticoagulantes en pacientes COVID que tienen evidencia clínica y de estudios radiológicos y de laboratorio, de que el paciente está formando coágulos en las venas y arterias del pulmón con riesgo al enfermo.

 

O sea, el uso de anticoagulantes en pacientes COVID solo está indicado en casos graves y bajo estricta vigilancia médica. No es un preventivo cualquiera es un agente de urgencia en la atención de casos mayores.

 

Los medios de comunicación difunden noticias cómo ésta y el público es muy dado a mal entender y podría comprar y tomar anticoagulantes considerando que evitará llegar a una fase avanzada de COVID o prevenirla y no es así.

La automedicación, jamás es recomendada, pero a fuerza de publicidad se crean hábitos y decisiones equivocadas.

 

La información periodística, termina con un dato muy precautorio:

El estudio se basa en la observación, lo que significa que los resultados deben ser confirmados por ensayos clínicos, algunos de los cuales están en curso, dijeron científicos.

 

Es claro, no es un hecho, está en proceso de confirmación y eso, hay que tomarlo en cuanta.

*Periodista y Analista Política

Email: [email protected]

Foto: Especial