Antes del cierre por Covid, feligreses hacen fila para entrar a la Basílica de Guadalupe; Piden fin de la pandemia

IVETTE SOSA*, DIARIONOTICIASWEB.COM

Este viernes, la Basílica de Guadalupe registró una larga fila de feligreses que se adelantaron por varios días al festejo de la Morenita, el 12 de diciembre, fecha en la que el templo estará cerrado, para evitar aglomeraciones ante la pandemia de coronavirus.

 

Más de 150 fieles hicieron fila a las puertas del templo, tristes porque el mero 12, en el aniversario de la aparición de la Virgen de Guadalupe, no podrán acercarse a ella. Ni llevarle flores, ni decirle sus peticiones para que les haga un milagro, ni para pagar las penitencias que le deben.

 

UNA TRADICIÓN

A cada creyente, antes de entrar al templo, uno de los centros religiosos más visitados en el planeta, superado solo por la Basílica de San Pedro, en Ciudad del Vaticano, les toman la temperatura y les obsequian gel.

Los feligreses señalan que las personas muertas por covid-19 ya están cerca de Dios, ahora los que estamos en la Tierra, somos los que padecemos el miedo a la pandemia, asegura Pedro Amaro, obrero de 56 años.

 

Señala que él nunca le ha fallado a La Patrona del Tepeyac, desde hace medio siglo, cuando sus padres lo trajeron por primera vez al recinto mariano cuando tenía escasos 6 años.

 

Para millones de mexicanos y extranjeros, visitar a la Virgen Morena, cada 12 de diciembre, es una tradición. En esta ocasión no podrán hacerlo, porque la pandemia obliga a mantener la sana distancia y evitar congregación de personas.

 

No más de diez personas juntas, ni para posadas, cena navideña o de fin de año, advierten los expertos, para evitar contagios.

 

Acertadamente

El Gobierno de la Ciudad de México, las autoridades eclesiales y la alcaldía Gustavo A. Madero acordaron cerrar la Basílica del 10 al 13 de diciembre, para detener los ríos de gente que se congregan en el lugar.

 

Basta dar una cifra: El 12 de diciembre de 2017 asistieron a la recinto mariano unos 7 millones 280 mil peregrinos, estableciendo un récord de visitantes. Por ello el cierre, ante el potencial riesgo sanitario que esto implica en tiempos de SARS-CoV-2.

 

Más, cuando la capital del país ya se encuentra sumida en un exponencial incremento de hospitalizaciones e intubados por Covid-19.

 

Y mientras, los feligreses apelan un milagro, que su Lupita, su Morenita termine con la pandemia; la Ciencia trabaja arduamente para que la vacuna contra el coronavirus de óptimos resultados.

*Periodista-Investigadora; Premio Nacional de Periodismo
Foto: Especial