Anaya y Meade, ¿pugilistas peso pluma?