Anabel Hernández: En el caso Cienfuegos, la mafia del poder sometió a la 4T; y dejó al desnudo la incongruencia y debilidad del discurso de AMLO

Tras la puesta en libertad del general Salvador Cienfuegos Zepeda por gestión del  propio gobierno de la Cuarta Transformación, la periodista Anabel Hernández habla sin tapujos de que el acusado de narcotráfico en Estados Unidos logró volver a México por presión de grupos de poder que ahora saben cómo someter al gobierno de AMLO. 
 

Haber negociado el retorno del extitular de la Secretaría de la Defensa Nacional –sostiene la reportera de investigación-, mostró que Andrés Manuel López Obrador está dispuesto a corregir su propia plana, a recular en su discurso de combate a la corrupción.

 

Anabel Hernández va más allá y advierte que luego de enterarse del arresto, el mandatario debió despedir al general Luis Crescencio Sandoval, actual titular de la Sedena, pues fue promovido en 2017 al grado de general de división por Cienfuegos y el entonces presidente Enrique Peña Nieto.

 

LA MAFIA DEL PODER

Cienfuegos pertenece a la facción de políticos, empresarios, militares y policías que el presidente ha aglutinado en la llamada mafia del poder; y el hecho de intervenir para que al general le fueran desestimados los cargos en la Unión Americana, muestra signos no sólo de incongruencia, también de debilidad y claudicación en el discurso político del Ejecutivo de la Nación, asevera Hernández.

La retractación pública y el rescate de Cienfuegos marca en rojo la línea limítrofe de los alcances de la prometida Cuarta Transformación (4T), dejando al desnudo su incongruencia, debilidad, carencias y claudicación.

De ahora en adelante este será el parámetro con el que otros grupos de poder en México medirán a AMLO, sostiene Anabel en su columna Contracorriente de la Deutsche Welle.

 

CRONOLOGÍA

El 16 de octubre, el presidente mexicano usó el caso para reforzar su discurso de que era “una muestra inequívoca de la descomposición del régimen”, y usó las palabras “degradación y decadencia” para referirse al hecho.

Habló de una limpieza en el Ejército y así dar con quienes estuvieran vinculados a Cienfuegos, pues los cargos eran graves.

 

Empero, al día siguiente López Obrador se autocorrigió la plana. En una gira por Tapanatepec, Oaxaca, dijo a la prensa que esperaría las pruebas y que la presunta conducta criminal del general no manchaba a la institución.

 

Y arremetió contra la DEA, que decidía “como juan por su casa” sobre los operativos que las Fuerzas Armadas sólo ejecutaban.

Fuente: infobae.com/ Foto: Getty Images