octubre 19, 2021

Amalia, el gran amor de Maximiliano

Amalia, el gran amor de Maximiliano

 

Arturo Rios*

El emperador Maximiliano nació en el Palacio de Schönbrunn, Viena; sus padres fueron Francisco Carlos de Austria y la princesa Sofía de Baviera. Rumores aseguraban que el verdadero padre de Maximiliano era Napoleón II de Francia, se dijo que existía una carta de la Princesa Sofía que decía que el emperador francés era el padre de su hijo. Nunca se comprobó.
Maximiliano era segundo en la línea de sucesión a la corona imperial de Austria, Hungría, pero renunció cuando se le ofreció el trono de México.
Su educación fue muy discutida. Hablaba francés, inglés, italiano, húngaro, checo y polaco y español. Estudió filosofía, derecho canónico e historia. Gustaba de la pintura y la poesía, sus ramas favoritas.
Destacaba en la corte
Por su simpatía y sencillez y por sus gustos en los libros y obras de arte contraía deudas que solventaba su madre, que le tenía gran preferencia y lo admiraba por su inteligencia.
Maximiliano sirvió a la armada de su país. En 1852, el buque en el cual viajaba realizó una escala en Portugal. Allí visitó a una pariente suya, Amalia de Portugal, hija del emperador Pedro I de Brasil.
Esta fue la primera aproximación de Maximiliano a las monarquías independientes americanas.
Maximiliano se enamoró de la princesa Amalia y se comprometió con ella a fines de 1852. Pero en febrero de 1853, ella murió de tuberculosis.
El amor que Maximiliano sentía por Amalia perduró con los años y se cuenta que cuando fue fusilado se halló en su mano un anillo que conservaba un rizo ella.
FUENTE: Emperador Maximiliano I de México, Maximiliano de Habsburgo (historia-mexico.info).
Foto: jensjunge 

About The Author

Soy un hombre y periodista independiente, no tengo partido político. La crítica es mi posición. Me titulé a los 65 años y tengo 74. Mi vida es el Periodismo.

Related posts