Algunos de los diamantes más famosos del mundo

 

Dentro del apasionante mundo de las gemas y la joyería, hay una piedra que siempre ha destacado sobre las demás, el diamante. Aunque todos los diamantes tienen su historia, normalmente romántica, es cierto que a lo largo de los años algunos han ganado reconocimiento mundial y se han convertido en los más famosos. Hoy os presentamos los que en mi opinión son, a día de hoy, los siete diamantes más famosos del mundo.

La
La Estrella de África o diamante Cullinan.

La Estrella de África – The Great Star of Africa
También conocido como el diamante Cullinan es el diamante cortado y facetado más grande del mundo.Cortado en forma de pera con 74 facetas, se trata de una piedra de 530,2 quilates de peso. La Estrella de África fue encontrada en las minas de Sudáfrica y fue cortado por el conocido lapidario de la realeza Joseph Asscher.

El diamante Orlov
El diamante Orlov conserva el estilo tradicional hindú de tallado

El Orlov – The Orloff
El diamante Orlov es una verdadera rareza, no solo por sus dimensiones de 32 x 35 x 31 milímetros y su peso total de 189,62 quilates, sino además porque conserva el estilo tradicional hindú de tallado en forma de rosa desde el siglo XVIII. Hoy en día pertenece a la colección de diamantes del Kremlin, pero fue descubierto en un templo hindú situado al sur de la india.

Es el diamante
Es el diamante más grande del mundo. Foto: louvre.fr

El Diamante Centenario – The Centenary Diamond
Descubierto en la mina de Premier el 17 de julio de 1986, la piedra en bruto tenía 599 quilates y después de ser cortada durante tres años por el lapidario Gabi Tolkowsky se transformó en el diamante con el corte moderno y flawless más grande del mundo. Pesa 273,85 quilates.

El Regente es el más bello del mundo para muchos
El Regente es el más bello del mundo para muchos

El diamante Regente – The Regent
Aunque otros diamantes lo superan en perfección y en tamaño, el diamante regente es considerado por muchos el más bonito del mundo. Descubierto en India en 1698 tiene un peso de 140.50 quilates. Durante siglos ha embellecido a gobernadores y madrás, hasta que la casa real francesa lo compró para adornar la corona de Louis XV. Hoy en día lo podemos contemplar en el museo de Louvre.

 

Fuente: https://theluxonomist.es