Abstinencia es “casi” tan mala como beber en exceso

 

Abstinencia es “casi” tan mala como beber en exceso, según señala una investigación de especialistas europeos.

Según un análisis llevado a cabo por investigadores del University College de Londres (UCL) y del Instituto Nacional Francés de Salud e Investigación Médica, la abstinencia puede provocar tantos daños mentales como beber alcohol en exceso.

Después de analizar los resultados de un reporte del comportamiento de nueve mil voluntarios británicos de entre 35 y 55 años de edad, se llegó a la conclusión de que la abstinencia puede provocar demencia en algunas personas.

El estudio, llamado “Whitehall II”, se llevó a cabo en intervalos regulares entre 1985 y 1993, con el fin de conocer más a fondo los efectos del consumo excesivo del alcohol, así como los que provoca abstenerse de beber.

Luego de años de análisis, se determinó que hay una relación entre el consumo de alcohol a largo plazo y el riesgo de demencia.

De los más de nueve mil participantes, 397 de ellos registraron demencia en un plazo de al menos 23 años.

Tras estudiar de cerca qué pudo haber provocado este fenómeno en algunos de los participantes, se descubrió que los que se abstuvieron de beber alcohol entre los 35 y los 45 años de edad, tuvieron tanto riesgo de volverse dementes, como los que desarrollaron dependencia al alcohol.

Sevil Yasar, especialista de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, indicó que aún quedan muchas pruebas por hacer para determinar si la relación entre el consumo (o la abstinencia) del alcohol y la demencia es completamente real.