A empresarios preocupa salida de Romo, una de las últimas puertas del vínculo con AMLO

La salida de Alfonso Romo como jefe de la Oficina de la Presidencia de México cerró una de las últimas puertas del endeble vínculo entre el Ejecutivo de la Nación y los empresarios del país.

 

Expertos señalan que si bien el presidente Andrés Manuel López Obrador sostenga que Romo será su “principal enlace con el sector privado”, su renuncia es “una señal preocupante” para la tirante relación que existe entre el Gobierno de la 4T y el sector privado.

 

FRENÓ OCURRENCIAS DEL PRESIDENTE

Las principales cámaras empresariales del país lamentaron la salida Romo, ya que aseguraron que con él sí podían establecer un diálogo sincero y de apoyo, amén de que ayudó a frenar muchas “ocurrencias” del mandatario.

 

La Confederación Patronal de la República Mexicana, uno de los grupos más críticos con el presidente, reconoció la gestión de Alfonso Romo.

En circunstancias complejas fungió como traductor, interlocutor y factor de distensión.

Lo más valioso de su paso por el Gobierno fue el freno a muchas ocurrencias y la contención de los radicales, aseveró Gustavo de Hoyos, presidente de Coparmex.

 

Por su parte, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) reconoció que Romo “ayudó al empresariado en lo que le fue posible”.

 

Alfonso Romo es Ingeniero Agrónomo por el Tecnológico de Monterrey; antes de ser jefe de la Oficina de Presidencia fue presidente del Consejo y Director General del Grupo Plenus.

Foto: Especial

 

Tras salida de Poncho Romo, desaparece Oficina de la Presidencia