Cinco mitos más comunes sobre la bisexualidad

 

A menudo se escucha dentro de la comunidad LGBTIQA+ que la bisexualidad es la orientación más incomprendida de todas, porque incluso hoy en día existen colectivos que no les otorgan esa categoría, ya que sólo la consideran una transición de la heterosexualidad a la homosexualidad, o viceversa.

La bisexualidad es la atracción física, sexual o emocional hacia personas del mismo sexo y también del sexo opuesto. Se puede dar tanto en hombres, como en mujeres; sin embargo, es mayormente reconocida por mujeres, debido a los tabúes que aún rodean sobre todo a la sexualidad masculina.

Ante la falta de comprensión o conocimiento de la bisexualidad, han surgido varios mitos. Aquí te decimos algunos de ellos:

 

Están confundidos.Se dice que los bisexuales atraviesan una etapa y que sólo están experimentando. Si bien en algunas ocasiones ayuda a identificarse con alguna orientación sexual, cuando una persona acepta su bisexualidad, es porque está 100% segura de lo que siente.

Todos tenemos algo de bisexuales.
¡Error! Si bien, se puede reconocer la belleza del sexo opuesto, la bisexualidad no es algo que se considere pasajero, es una preferencia sexual.

Suelen ser infieles.
A menudo se piensa que las personas bisexuales, al tener un abanico más amplio de posibilidades amorosas, no saben tener compromisos reales. Eso es totalmente falso. La fidelidad y la lealtad en pareja se basan en las decisiones y en la madurez de cada persona, y no en sus orientaciones sexuales.

Sienten la misma atracción por hombres que por mujeres (50/50).
No necesariamente ya que se puede sentir mayor atracción sentimental o sexual hacia uno u otro sexo, e incluso ese interés puede variar a lo largo de toda la vida.

Sin una experiencia sexual con ambos sexos, no se puede llamar bisexualidad.
¡Mentira! Existen áreas como el enamoramiento, la fantasía y la atracción, que no necesariamente conllevan relaciones sexuales, y que en definitiva, denotan una clara orientación sexual como la bisexualidad. Incluso hay categorías como la “bisexualidad de vitrina”, personas que, a pesar de reconocer su atracción hacia ambos sexos, no se atreven a llevarla al plano físico de una relación y tienen miedo a involucrarse, así que deciden mantener esta atracción desde la vitrina o detrás del vidrio protector.

 

Informarse

Como estos, existen muchos mitos alrededor de las orientaciones sexuales, lo importante es tener claro que lo mejor mejor es informarse antes de generar cualquier prejuicio.

Las personas bisexuales, así como cualquier miembro de la comunidad LGBTIQA+, antes de etiquetas, son personas, y merecen el mismo respeto a sus preferencias que cualquier otra.

Por cierto, sabías que la bisexualidad tiene su propia bandera, la cual fue diseñada en 1998 por Michael Paige. En ella, el color rosa representa la atracción por el mismo sexo, el azul por el sexo opuesto y el morado, la atracción por ambos sexos.

El 23 de septiembre es reconocido como el Día Internacional de la Bisexualidad, se empezó a celebrar desde 1999 con la finalidad de dar a conocer y promover el respeto hacia la comunidad bisexual.

 

Fuente: https://onpost.com.mx/